Tendencias

La digitalización, a debate en la jornada "Innovation Day"

Por qué la digitalización significa ser más rápido pero no más "tonto"

La innovación y la creatividad, la principal materia prima de la publicidad, son uña y carne. Y deberían estar indisolublemente unidas en “matrimonio” (si la industria publicitaria no quiere descarrilar en su viaje hacia el futuro).

En torno a la innovación gira precisamente "Innovation Day", una jornada que organiza hoy en la House of Communication de Múnich la agencia Serviceplan.

La jornada de Serviceplan la ha inaugurado el escritor y ciberfilósofo Alexander Bard, que ha comenzado su ponencia fijando la mirada en el pasado para atisbar (o intentarlo al menos) lo que nos aguarda a la vuelta de la esquina.

“En el pasado los ancianos desempeñaban el mismo papel que hoy tienen los ordenadores y eran almacenes andantes de información”, aseguró.

Bard, que está convencido de que “la diferencia entre el hombre y el mono es en realidad muy pequeña”, ha recordado, por otra parte, que en 1449 la producción de un libro costaba la friolera de 140.000 euros.

A juicio de Bard, “el París de 1789 es como la red de redes de 2017. Todo el mundo cree que es creativo, pero no hace sino vomitar porquería”.

No obstante, y pese a que internet apesta (literal y metafóricamente), “lo cierto es que vivimos sobre todo y ante todo online”, asegura Bard. “El mundo físico se ha convertido en un mero subproducto del mundo online”, añade.

“Hoy en día es imposible hacer absolutamente nada sin pasar antes por internet”, recalca Bard.

A la intervención de Bard ha seguido la del profesor y filósofo Julian Nida-Rümelin, que ha conversado en el escenario de Innovation Day con Martina Koederitz, presidenta del consejo de dirección de IBM en Alemania.

Koederitz tiene el firme convencimiento de que las cada vez más omnipresentes soluciones cognitivas ayudan a mejorar las decisiones en un mundo absolutamente gobernado por los datos.

Por su parte, Nida-Rümelin cree que la bondad o la maldad de la tecnología está directamente relacionada con la manera en que la manejamos. Aun así, advierte el profesor, la tecnología no debería dejar en un segundo plano a la humanidad.

“La aplicación de nuevas tecnologías debería ser responsable y tener el foco puesto en objetivos concretos”, destaca Koederitz.

Lo que está claro, continúa Koederitz, es que en el futuro “no habrá ningún trabajo que no tenga que ver con los datos”. Y en este sentido la formación en nuevas tecnologías deberá ser la prioridad número uno de la sociedad, señala.

Pese a que las máquinas serán omnipresentes en el futuro, “la última decisión deberá recaer sobre los hombros de los humanos”, apunta Koederitz.

“No queremos ser un mundo más autónomo sino un mundo más inteligente”, afirma la ejecutiva de IBM.

Tras la conversación protagonizada por Koederitz y Nida-Rümelin se han subido al escenario de Innovation Day Jürgen Kaube (editor de Frankfurter Allgemeine Zeitung), Christoph Kucklick (redactor jefe de GEO) y Sebastian Matthes (redactor jefe de Huffington Post en Alemania) con el objetivo de discutir sobre el periodismo en una era dominada (supuestamente) por las “fake news”.

Kaube considera que “cuando hablamos sobre la calidad, debemos definir primero qué es la calidad. Hay diferentes tipos de calidad”.

Por su parte, Kucklick está convencido de que toda marca (periodística) es diferente en cada canal. Y los canales donde el periodismo tiene a bien desenvolverse están repletos de “content”. ¿El problema? “Que lo que ahora es ‘content’ era antes simple y llanamente contenido”, dice Kaube.

“No hay ningún destino que nos obligue a ser más rápidos y cada vez más tontos. Si ese es de verdad nuestro destino, yo opto por quedarme fuera”, subraya Kaube.

El pesimismo de Kaube es compartido de alguna forma por Kaube. “Mi escepticismo sobre lo que leo en internet se incrementa cada día”, señala. “Si los periodistas queremos investigar algo a fondo, no necesitamos en modo alguno recurrir a Twitter”, apostilla.

De parecer diferente es, no obstante, Matthes. “Twitter es para mí un importante instrumento de información”, afirma. “Y los periodistas somos, digan lo que digan, más importantes que nunca”, añade.

Te recomendamos

TAPTAP

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir