Tendencias

Por qué la obsesión del marketing por ser un eterno "jovenzuelo" es un error

youngEn la mayor parte de los países desarrollados las tasas de natalidad están cayendo en picado. La sociedad está envejeciendo. De eso no hay duda. Pero si la población está cada vez más envejecida, ¿por qué sigue el marketing obsesionado con los jóvenes?

Da igual si vemos la televisión, abrimos una revista o buceamos en internet, la publicidad que vemos en todos y cada uno de estos canales parece estar diseñada a medida de los más jóvenes. ¿Acaso no son conscientes las marcas de que los mayores de 50 tienen más poder adquisitivo que los veinteañeros? No, no parecen ser conscientes, pero una cosa está clara: si quiere sobrevivir en el futuro, el marketing tendrá que curarse cuanto antes de su “síndrome de Peter Pan”.

Curarse del “síndrome de Peter Pan” que a todas luces sufre en la actualidad el marketing no significa que éste tenga que dejar en la estacada a sus adorados jóvenes. Su “romance” con los más jóvenes no tiene por qué por darse por finiquitado. Ese “romance” puede simultanearse con otros “romance”: el “romance” con los consumidores más “maduritos”.

De lo contrario, el marketing estará dejando pasar la oportunidad de influenciar sobre un grupo demográfico que está en disposición de darle muchas alegrías, más probablemente que los más jóvenes, explica Adam Proops en Forbes.

¿Está el marketing preparado para dejar de ser un eterno “jovenzuelo”? Posiblemente no, pero tarde o temprano tendrá que prepararse para adentrarse de la vida adulta.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir