líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Por qué para triunfar en el marketing hay, a veces, que echar el freno

Redacción

Escrito por Redacción

Para las marcas, la vertiginosa velocidad de los cambios producidos en el universo del marketing durante el último año ha sido agotadora, pero también sumamente gratificante. Las marcas tienen ahora acceso a un increíble volumen de datos en tiempo real sobre los productos, los consumidores y los competidores y esperan así mejorar su posicionamiento en el mercado.

Sin embargo, al mismo tiempo que el volumen de información se ha multiplicado, el marketing se ha hecho también más complejo. Las marcas, acostumbradas a que la comunicación con el consumidor fluya en un solo sentido, han perdido el control sobre los mensajes, los conversaciones y las plataformas, y se han visto obligadas a compartir ese poder con el consumidor.

El cambio de paradigma es, por lo tanto, radical. Las marcas tienen que desaprender lo que hacían antaño como meras emisoras de contenido para convertirse en “conversadoras”. A ello se añaden la dificultades para desenvolverse en un mercado cada vez más “ruidoso”, en el que hay más competidores y en el que las necesidades del consumidor están más fragmentadas que nunca.

El marketing actual sitúa, por lo tanto, a las marcas ante innumerables desafíos que se superan, no cogiendo carrerilla, sino reduciendo el ritmo, asegura Linda Fisk en iMedia Connection. En el camino hacia el éxito, las marcas deben hacer una parada para asimilar estos tres conceptos:

– Hay que resistir la compulsión de lanzar nuevos productos a ritmo vertiginoso y apostar en su lugar por el lanzamiento de unos pocos productos de forma sincronizada. Al cliente se le conquista mediante la calidad, no mediante la cantidad.

– En lugar de perder el tiempo analizando grandes repositorios de datos, las marcas deben hacerse preguntas que les ayudan a trazar las líneas maestras del plan de marketing. Estas preguntas deben ser simples, transparentes y tener siempre en mente la “esencia” de la marca. Asimismo, a la hora de confeccionar un plan de marketing, las empresas no deben perder nunca de vista a los “influencers” de la marca.

– Las marcas deben conocer a su público objetivo y concentrarse el él. Deben resistir la tentación de elaborar historias para el consumidor “típico” y de lanzar campañas para el consumidor “típico”. Su obligación es conocer cómo piensa, cómo siente, y qué quiere el “target” de la marca, que es aquel que genera el 80% de las ventas.

 

Tendencias de targeting que no puede perderse en 2012AnteriorSigueinte"Brandwashed": cuando las marcas van al psicólogo

Contenido patrocinado