Tendencias

Prepárese para que las tiendas físicas rastreen sus pasos del mismo modo que las online siguen sus clics

seguimiento consumidoresLa compañía de cosméticos Birchbox acaba de abrir su primera tienda física en Nueva York y cuenta con un diseño muy similar al de su tienda online: paredes blancas (como la interfaz) y productos agrupados en las mismas categorías. Pero las similitudes entre ambas tiendas van más allá de las primeras apariencias.

La tienda de Birchbox hace un seguimiento de los movimientos de sus clientes, de la misma manera que se siguen los clics en internet. La compañía usa cámaras y sensores de calor para ver por dónde se mueven los clientes en la tienda, qué productos les interesan y cómo utilizan los iPads, pues quiere que la app de Birchbox se use en la tienda mientras los clientes hacen las compras.

El seguimiento en la vida real no es algo nuevo. Muchas farmacias, supermercados y tiendas pequeñas han animado a sus clientes a seguir sus hábitos de consumo a cambio de cupones de descuento o regalos. Y algunos de los millones de cámaras de seguridad instaladas en las tiendas pueden detectar automáticamente el comportamiento de cualquier consumidor.

Los minoristas quieren su número de teléfono, su código postal o el historial de compras porque hay mucha información en esos datos. Los encargados de hacer estadísticas, por ejemplo, pueden averiguar cuándo una mujer embarazada se encuentra en su segundo trimestre, en base a un cambio de velocidad en sus hábitos de compra.

Birchbox no está inventando una nueva táctica, pero lo va a hacer de manera diferente, basándose en el big data porque, según The New York Times, no creen que consigan más dinero con la tienda física que con la online, pero al menos tendrán más información de los consumidores.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir