Tendencias

La publicidad necesita combinar las experiencias físicas y digitales

Publicidad nativa física: una utopía (por el momento) que podría sanar la industria

Si buscamos una frase que defina la situación actual de la publicidad online esa sería (por mucho que nos pese): desconfianza generalizada. El sector se enfrenta desde hace ya más tiempo del que le gustaría a una cada vez más ingente cantidad de retos de (por el momento) difícil solución.

En las cabezas de todos sus profesionales resuena el eco de los continuos debates sobre el avance del ad blocking, la falta de visibilidad, el incremento del fraude o las recientes preocupaciones relativas al brand safety.

Mientras que la industria publicitaria se enfrenta ahora a las consecuencias de las rápidas innovaciones tecnológicas, ha llegado el momento de innovar en el espacio físico. Por muy contraria que pueda parecer esta reflexión.

Las empresas de medios digitales que están alcanzando el éxito no tienen la publicidad en el centro de su objetivo empresarial. En su lugar están centradas en ofrecer experiencias que son valoradas por los consumidores.

Es en estas en las que se integra (lea bien, se integra, no se inserta) la publicidad. Razón por la que la publicidad nativa es uno de los segmentos que mayor interés está despertando en términos de inversión. Los consumidores, los editores y las marcas abrazan esta técnica por el simple hecho de que ofrece dos conceptos imperativos para llegar a los nuevos consumidores: utilidad y valor.

Es hora de combinar las oportunidades que nos ofrecen las experiencias físicas con las digitales con el contenido nativo como resultado de esta necesaria simbiosis. Bienvenidos a la era de la “publicidad nativa física”.

¿Qué es la publicidad nativa física?

La definición es bastante sencilla. Hablamos de publicidad nativa desarrollada en el mundo físico. Imagine que un tren sufre una avería que provoca varias horas de retraso en el transporte de pasajeros.

Las pantallas de la estación, en vez de ofrecer información sobre los retrasos (que también), pueden mostrar alternativas para los pasajeros como descuentos en Uber para poder continuar con su camino. Incluso una marca de refrescos o cerveza podría anunciarse animando a los cansados (y seguramente cabreados) pasajeros a tomarse un respiro durante el tiempo que se soluciona la incidencia.

Una forma bastante original para una marca de ofrecer valor y utilidad en un momento en el que el potencial consumidor más lo necesita. Además, este tipo de acciones en tiempo real sentarían las bases de una mejor relación marca-consumidor.

Todos somos consumidores por lo que, ¿se ha parado por un momento a pensar en la cantidad de oportunidades que tendría su marca en el día a día de posicionarse como la solución para los consumidores?

Pongamos el foco ahora en la otra cara de la moneda. Vivimos en un mundo digital donde la medición en tiempo real de todas las acciones publicitarias es requisito imprescindible. El avance hacia un escenario de publicidad nativa física exige una reformulación de las métricas publicitarias para calcular el tan ansiado ROI.

Quizás el perfeccionamiento de la publicidad nativa física consiga en que por fin levantemos (aunque sea por unos momentos) las miradas de nuestros smartphones y prestemos verdadera atención a unas marcas que realmente nos están ofreciendo ese valor y utilidad que les exigimos sin descanso.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir