Tendencias

PUBLICIDAD REAL

Estamos acostumbrados a que la publicidad nos muestre un mundo en papel couché, de cuerpos jóvenes y perfectos, pieles sin mácula, sonrisas perladas y otros ideales, hasta el punto de que la realidad nos puede parecer doblemente “cutre” si apartamos los ojos de la pantalla o página. Pero algunas empresas se han atrevido con una nueva línea publicitaria, que ya está haciendo furor en Estados Unidos y que ha venido a llamarse reality ads, o anuncios reales, en los que personajes creíbles actúan en situaciones verosímiles.

El público ya conoce la campaña por la belleza real, creada por Ogilvy & Mather, que la marca Dove, de Unilever, lleva realizando desde 2004. Comenzó con aquellos carteles en los que aparecía una mujer que no respondía al estereotipo de belleza y dos opciones: ¿fondona o femenina?, ¿vieja o vital?, entre otras. A continuación, la campaña de televisión mostró mujeres reales que sí que podían necesitar una crema reafirmante. Y sólo fue el principio. En Estados Unidos, la marca Nike presentó el verano pasado una campaña, What store does your body tell? -¿Qué historia cuenta tu cuerpo?- en la que aparecían frases como “Tengo el culo gordo”, en la que mujeres declaraban su estima por sus cuerpos, que no medían precisamente 90-60-90. En España, la marca Nelly siguió modestamente esta línea en un spot de televisión en el que mujeres reales cantaban que iban a descubrir que el mundo es sólo para ellas.

Lo cierto es que estas campañas han surtido efecto y han aumentado considerablemente las ventas de los productos anunciados. El público se ha sentido identificado e incluso aliviado de ver cómo por fin alguien caía en que una supermodelo de 20 años no necesita para nada una crema reafirmante. Dove incrementó sus cifras de ventas un 700% en la segunda mitad de 2004, justo tras el lanzamiento de la campaña, y la imagen de la marca se ha visto notablemente reforzada. Además, la campaña ha ganado el Grand Prix de los EuroEffies 2005. Según Gerald Celente, director del Trends Research Institute, instituto de investigación de tendencias estadounidense, “naturales y reales” son palabras que se emplean más a menudo que “bonita o sexy”, confirmando una tendencia global en el concepto de belleza. Quizá no se vuelva dominante, pero al menos es un soplo de aire fresco y desenfado en la excesiva y a veces deprimente perfección publicitaria.

Realidad a raudales

Pero la de la belleza no es la única manifestación de la realidad real mostrada por la publicidad. La publicidad basada en testimonios reales abunda, siguiendo el éxito de los reality shows: véanse las campañas de ING Direct, Ikea “Redecora tu vida” o “Dormitorios como nosotros”. La campaña de Skip (otra marca de Unilever), “Ensuciarse es bueno”, también juega con el acercamiento a la vida real haciendo énfasis en lo natural y combinándolo con el tirón de las celebridades, como hizo también Cola Cao en su campaña con madres de deportistas de éxito.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir