Tendencias

¿Puede la inteligencia artificial ser creativa? Este colorido experimento le hará pensar

Por todos es sabido que los colores afectan a nuestros sentimientos y comportamientos de una forma significativa. Así lo han manifestado diversos estudios realizados en base a la psicología del color.

El ser humano mantiene una extraña relación con los colores. Aquellos que elegimos y los nombres o características a los que hacen referencia nos ayudan a establecer relaciones y significados.

El mejor ejemplo de la importancia que juega el color lo encontramos en Pantone. La compañía es la responsable de la creación del conocido como Pantone Matching System, un sistema de identificación, comparación y comunicación del color para las artes gráficas.

Cada año la empresa selecciona un color que se erige como referente en diversos campos. El de este año ha sido el verde.

Con todos los datos expuestos a lo largo de estas líneas, la investigadora y científica Janelle Shane. ha decidido averiguar hasta qué punto la inteligencia artificial puede ser certera a la hora de seleccionar colores y nombrarlos.

Para ello ha trabajado con un sistema de inteligencia artificial que imita los comportamientos de la red neuronal del ser humano. Ese es el punto de partida del experimento que ha compartido en Tumblr.

Ha proporcionado a la citada red (denominada como char-rnn) 7.700 colores acompañados por sus valores RGB (por su denominación en inglés, rojo, verde y azul). ¿Será la red neuronal capaz de crear nuevos colores y proporcionarles un nombre atractivo?

Esa es la pregunta a la que intenta responder el experimento. Para ello se ha tomado un algoritmo capaz de predecir el siguiente carácter en una secuencia. El objetivo era llegar a la secuencia de letras para crear los nombres de los colores y, a continuación, establecer secuencias de números que unen esos nombres a un valor RGB.

Los primeros resultados dejaron claro que esta red era más hábil a la hora de crear colores antes de nombrarlos adecuadamente.

En el siguiente paso la red era capaz de deletrear de forma correcta “verde” y “gris”, tal y como recogen desde Adweek.

Aunque la responsable del experimento tiene claro que la red no sabe realmente de que colores se trata, una combinación más creativa nos ha dejado nombres verdaderamente sorprendentes (puede verlos más adelante).

Desde un punto de vista cromático los “nuevos” colores creados únicamente son distintas gamas y variedades cromáticas de los ya existentes.

Lo realmente curioso es, en base a estas combinaciones, los nombres que la inteligencia artificial ha sido capaz de crear y asociar a cada color en función de los valores y características que poseen partiendo de las gamas primarias. Juzgue usted mismo:

La conclusión a la que llegamos es que los cerebros varían de una persona a otra. Pero lo que se mantiene constante es que la información que recibimos por medio de los sentidos se combina hasta formar valores que nos reporten un sentido.

La parte difícil para los algoritmos es comprender que las palabras y los colores significan cosas diferentes, para diferentes personas en diferentes momentos.

Esa es la clave que aún le queda por resolver a la inteligencia artificial: la capacidad de asociar, por ejemplo los colores, con ideas proyectadas por una mente concreta y no que se trate únicamente de una selección arbitraria.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir