Tendencias

Qué hacer en el mercado cuando ya ni siquiera los japoneses son fieles a su propio arroz

Qué hacer en el mercado cuando ya ni siquiera los japoneses son fieles a su propio arrozSólo hace cuatro meses que la cadena americana Walmart ha estado vendiendo arroz chino, de bajo coste, en sus tiendas en Japón, y en algunas de sus tiendas han tenido problemas para poder satisfacer la increíble demanda de sus consumidores. Pero no son los únicos en el país nipón que han decidido apostar por el arroz extranjero.

Beisia, una cadena japonesa, empezó a vender arroz plantado en China este año, aunque pronto lo abandonó. Los restaurantes de sushi Kappa Create sirven arroz californiano, y Matsuya, una de las cadenas de ternera y arroz más importantes del país, han introducido en su carta una mezcla de arroz japonés y australiano.

Frente a la caída de los ingresos de los consumidores japoneses, sumado al miedo por la radiación tras el desastre en la central nuclear de Fukushima, cercana a una de las zonas de mayor producción de arroz del país, cada vez son más los compradores y las empresas que están empezando a abandonar su fidelidad al caro pero de gran calidad arroz nacional para pasarse a alternativas más baratas provenientes de China, Australia y Estados Unidos que están empezando a asentar su presencia en un país fuertemente protegido.

Por ahora el Ministerio de Agricultura japonés ha declarado que no se está planteando un aumento de las importaciones de arroz. Desde 1995 se han importado 700.000 toneladas de arroz sin aranceles cada año, la mayoría para usos diversos, pero sin posibilidad de competir con el arroz japonés. Ahora, el clamor por las alternativas extranjeras ha hecho que las empresas y los restaurantes compitan entre ellos por acceder a la pequeña cantidad que el gobierno pone a disposición de los minoristas, que apenas llega a 10.000 toneladas anuales.

Pero para los agricultores, especialmente aquellos dentro de la región de Fukushima y también en sus alrededores, el interés de los consumidores japoneses por el arroz extranjero no podría haber llegado en un momento peor. De hecho, el año pasado empezaron a plantar una nueva variedad de arroz premium que orgullosamente llamaron “Grano del Paraíso”. Pero el desastre de Fukushima después del tsunami que asoló el país en marzo de 2011 ha hecho que casi 73.000 kilómetros cuadrados hayan quedado inservibles.

Las autoridades siguen defendiendo que el arroz japonés es seguro, pero frente a la preocupante situación económica, que ha afectado seriamente a los ingresos de los japoneses, y el miedo generalizado por el desastre en la región, cada vez son más los que prefieren apostar por el arroz extranjero. De hecho, los expertos aseguran que son los consumidores más jóvenes y menos habituales los que más buscan alternativas económicas, además de que el menú tradicional japonés de arroz y pescado está dejando espacio a dietas basadas en el pan, la pasta y la pizza. Ahora, los japoneses consumen la mitad de arroz que en 1960.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir