Tendencias

¿Qué puede aprender el marketing de contenidos del séptimo arte y sus géneros?

cineA los "marketeros" les encanta el cine. Y no es para menos. El marketing y el séptimo arte tienen mucho en común. Tanto el uno como el otro deben partir de una premisa creíble, contar con una narrativa convincente y nutrirse de contenido interesante.

Sin embargo, y pese a las muchas similitudes que comparten, el marketing y el cine se definen de maneras totalmente diferentes. Mientras las películas se definen fundamentalmente por el género al que pertenecen (acción, comedia, drama…), el marketing suele aferrarse al medio en el que se desenvuelve (prensa, televisión, internet) para definirse a sí mismo.

Pero, ¿y si el marketing, el marketing de contenidos en particular, pudiera definirse echando mano de los géneros cinematográficos? Que ganaría probablemente en creatividad. Al fin y al cabo, el cine es una las artes con más “músculo” creativo en el universo artístico.

A continuación, y de la mano de Visual.ly, recogemos varios ejemplos de marketing de contenidos utilizando el cine y sus géneros como modelo para catalogarlos:

1. Cine documental
El marketing de contenidos que se mira en el espejo de los documentales narra historias echando mano de los aspectos más notables y destacados de esas historias. Un magnífico ejemplo de este tipo de marketing de contenidos es esta infografía.

1

2. Cine de acción
Los vídeos de Vine y Instagram son lo más parecido que existe en el universo del marketing de contenidos al cine de acción. No en vano, la frenética narrativa de este tipo de vídeos imita con mucho tino a los grandes “taquillazos” de Hollywood.

3. Cine de misterio
El marketing de contenidos lo tiene mucho más complicado que el cine para hilvanar historias misteriosas que retengan la atención del consumidor. Aun así, el contenido que se centra en algo tan simple como responder la pregunta “¿por qué?” sí logra capturar la atención del espectador utilizando una pequeña dosis de misterio como condimento. Esta infografía de Fast Company es un buen ejemplo de esta fórmula.

2

 

4. Cine dramático

El “microcontenido”, cuyo hábitat natural son las redes sociales, es un subgénero del marketing de contenidos que tiene mucho en común con los dramas cinematográficos. Intel echa mano de la misma tensión de la que hacen gala las películas dramáticas en esta ingeniosa campaña lanzada en Vine.

5. Cine cómico
La comedia en uno de los géneros de más relumbrón en el vasto universo cinematográfico y lo es gracias a su contenido fácilmente digerible y a la amplia audiencia a la que se dirige. Dos requisitos que cumple también a rajatabla esta infografía de HR Management.

3

 

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir