Tendencias

Qué pretextos se ponen cuando la gestión de un proyecto se complica

Qué pretextos se ponen cuando la gestión de un proyecto se complicaEn el día a día empresarial hay que lidiar a menudo con muchos proyectos, por lo que en ocasiones es inevitable que surjan dificultades. Llega entonces el momento de buscar excusas, la mayor parte de las veces peregrinas y también, por qué no, divertidas por su inverosimilitud. La empresa sueca de software Project Place ha llevado a cabo un estudio en varios países europeos para poner al descubierto las mentiras piadosas de las echan manos los empleados cuando surgen problemas en la gestión de un proyecto. Absatzwirtschaft recoge algunas de las más comunes:

– “Pensaba que ya estaba informado desde hace tiempo”.
– “Yo no soy el director del proyecto”.
– “Pensaba que el proyecto había sido suprimido del presupuesto”.
– “Necesito más detalles”.
– “Me he dejado los documentos en el hotel”.

Las arriba enumeradas son excusas poco creíbles, pero no dejan de tener una base real. Estas otras son bastante más fantasiosas, pero también más entretenidas:

– “Mi perro se ha comido el portátil” (Suecia).
– “El tren se retrasó porque Michael Jackson y sus amigos se aparecieron de repente en la vía” (Reino Unido).
– “Dejé olvidado mi portátil en el capó del coche antes de arrancar” (Francia).
– “El proyecto estaba acabado, pero se me ha caído el café encima” (Dinamarca).
– “Hoy no he podido avanzar nada en el proyecto porque internet no funcionaba” (Noruega).
– “El tren tuvo un pinchazo y tuve que ayudar al revisor a empujar el tren hasta la siguiente estación” (Holanda).
– “Mi hámster tenía tos” (Alemania).

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir