Tendencias

¿Quiere crear un negocio original y de paso hacerse de oro? Móntese un club de gente que se "cuela" en el metro

metroLa gente que acostumbra a “colarse” en el transporte público suele tirar de excusas de lo más peregrinas cuando es cazada con las manos en la masa. “He perdido el billete”, “La máquina de billetes estaba estropeada” o “Me han robado el monedero” son las excusas más habituales que salen de la boca de los que se atreven a desafiar las leyes del transporte público.

Sin embargo, hay viajeros sin billete que echan mano de excusas mucho más imaginativas para justificar su “delito”: decir que cuentan con una especie de seguro que les cubre sus pequeños deslices con la ley. Y lo cierto es que su excusa es real.

En Suecia existe una organización bautizada con el nombre de Planka.nu que, a cambio del pago de una pequeña cuota mensual, cubre todas las multas por colarse en el transporte público de sus asociados. Y pese a lo estrambótico de su modelo de negocio, las cosas le van a las mil maravillas a Planka.nu. Tanto que el año pasado la organización recaudó el doble de dinero que tuvo que invertir después en el pago de multas.

Esta especie de aseguradora para viajeros sin billete se embolsa al mes aproximadamente 5.500 euros con las cuotas de sus asociados, que pagan alrededor de 11 euros mensuales a cambio de estar totalmente cubiertos en caso de ser “cazados” sin billete.

Además, aparte de a sus cerca de 500 socios, esta organización parece haber convencido a miles de suecos de que está bien “colarse” de vez en cuando en el transporte público, asegura una portavoz de Planka.nu en declaraciones a The New York Times. En Estocolmo, la capital sueca, aproximadamente 15 millones de personas se “colaron” el año pasado en el transporte público, el 3% de todos los viajeros. Además, y tras el éxito de la iniciativa en Estocolmo, han surgido también grupos similares en Gotemburgo y Oslo.

Planka.nu se define a sí mismo como un movimiento solidario que paga las multas de sus asociados, aunque su fin último es protestar también por el elevado precio del transporte público.

De todos modos, lo de “colarse” en el transporte público no es sólo un deporte nacional en Suecia sino también en Francia, donde no pagar el billete en el metro o en el autobús está a la orden del día. A la empresa gala de ferrocarriles SNFC los viajeros sin billete le cuestan al año aproximadamente 300 millones de euros, mientras que a la empresa parisina de transporte público RATP se le van por el desagüe cada año 100 millones de euros por culpa de los viajeros sin billete.

En los autobuses y tranvías parisinos, donde no hay ningún tipo de barrera, uno de cada diez viajeros se “cuela”. Aun así, los ciudadanos de la capital gala no tienen ni muchísimo menos miedo de viajar sin billete. Muchos viajan pertrechados por la aplicación “CheckMyMetro”, que les informa en tiempo real de controles en el transporte público para “regatearlos”.

Te recomendamos
En otras webs

sección dmexco

BackToBasics

Highway To Sales

Oh My Brand

Compartir