Tendencias

¿Quiere tener éxito? Olvídese de las horas extra, sonría más y se comerá el mundo

¿Quiere tener éxito? Olvídese de las horas extra, sonría más y se comerá el mundo¿Qué hace felices (y exitosos) a los seres humanos? Ésta es la pregunta que lleva años martilleando (fuerte, muy fuerte) en la cabeza del profesor de Harvard Shawn Achor.

Después de años investigando Achor ha llegado a una conclusión que dibujará probablemente una sonrisa beatífica en el rostro de muchas personas: que el éxito en el trabajo está estrechamente ligado a la felicidad (o que cuando somos felices, tenemos más éxito).

Con la positividad a su vera, el cerebro humano es más productivo. En cambio, cuando se deja dominar por la negatividad, es un 31% menos productivo, recalca Achor.

¿El problema? Que las personas tienen en su mayoría el convencimiento de que, para tener éxito (y por ende ser más productivas), necesitan trabajar más. Y si tienen éxito, serán instantáneamente más felices. Ésta es, sin embargo, una conclusión completamente errónea, afirma Achor.

“En un estado positivo el cerebro funciona significativamente mejor que en un estado neutral o de índole negativa”, subraya Achor. “La inteligencia es mayor, la creatividad se agudiza y los niveles de energía se incrementan”, añade el profesor.

Cuando se encuentra en un estado positivo, el cerebro es un 31% más productivo. Los vendedores aumentan su rendimiento en un 37%. Los médicos trabajan de manera un 19% más rápida y precisa cuando su cerebro está ungido por la positividad”, recalca.

El pensamiento, totalmente errado, de que el trabajo duro desemboca (inevitablemente) en mayores éxitos existe lamentablemente en todos los rincones del planeta y muchas personas lo interiorizan desde la más tierna infancia, advierte Achor.

Y este falso pensamiento no se interpone sólo en nuestro camino hacia el éxito sino que entorpece también nuestra propia felicidad, apunta el profesor.

Desde el punto de vista de Achor, para tener éxito y ser más felices, deberíamos desligar nuestra suerte (o nuestro infortunio) de los objetivos que queremos alcanzar a largo plazo e intentar en su lugar disfrutar del aquí y del ahora.

Y pese a que la teoría de Achor parece muy fácil de decir, pero muy difícil de cumplir (al 100%), el profesor asegura que bastan apenas dos minutos de esfuerzo diario durante 21 días seguidos para reprogramar nuestro cerebro y ser por fin más felices (y por ende, más exitosos).

¿En qué consiste la milagrosa receta de Achor? Básicamente en tomarnos la molestia escribir todos los días (durante 21 jornadas consecutivas) en un pedazo de papel (o donde queramos) tres cosas (siempre nuevas) por las que estamos agradecidos.

Después de 21 días practicando este ejercicio, nuestro cerebro está preparado para contemplar el mundo de manera más positiva y dejar atrás las cosas negativas.

El agradecimiento por aquello que sí tenemos nos hace más felices, asegura Achor, y cuando somos más felices, estamos abocados a tener más éxitos.

Este vídeo de TED resume el singular método de la felicidad (y el éxito) de Achor:

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir