Tendencias

Radiografía del sofisticado consumidor LGTBI

A escasos días de que comience el World Pride en Madrid, el sector hostelero ya se frota las manos y es que son miles las personas que ya comienzan a llegar a la capital para celebrar una semana con mucho orgullo que dejará una buena cantidad de dinero en los bares, hoteles y restaurantes de la ciudad.

Pero, ¿en qué se diferencia el consumidor LGTBI del "hetero"? Para descubrirlo Nielsen ha elaborado el estudio "Consumo con Orgullo" una encuesta a 600 personas, entre el colectivo LGTBI+ y heterosexuales, realizada entre el 24 y el 31 de mayo de 2017 y que muestra que estamos ante un consumidor "premium".

Este colectivo, además de sibarita, marquista y "early adopter", muestra un mix interesante de indulgencia, carácter deportista y estilo de vida activo.

Y es que son habituales en su cesta de la compra bebidas alcohólicas de alta graduación, isotónicas y energéticas. E igualmente frecuentes son los preservativos, un 35% más que en la compra de un consumidor heterosexual.

Asimismo, destaca por incluir un 19% menos de productos de marca blanca y un 16% más de novedades.

Los resultados reflejan también que es un consumidor muy tecnológico y exhaustivo en informarse de lo que va a comprar.

En concreto, el colectivo LGTBI compra un 11% más online que los heterosexuales, pero cuando se trata de hacer la compra la diferencia es mayor, un 39%.

También es planificador, pues al mismo tiempo, un 39% más tiende a informarse previamente de que comprará y a leer la información nutricional en las etiquetas.

Este último dato está muy conectado con el gusto por el deporte y el culto al cuerpo que muestran estos consumidores y que se confirma en el estudio.

Eso sí, en sus hábitos deportivos hay ciertas diferencias con respecto a un "hetero". Por un lado, prefieren los deportes individualistas (crossfit, natación, deportes de fuerza…) y están más al tanto de las tendencias, suelen pedir segundas opiniones y utilizan más aplicaciones móviles y pulseras tipo Fitbit.

Esta preocupación por la salud y el estado físico se refleja en la alimentación. Aunque no hay diferencias con respecto al "hetero" en el consumo de productos bajos en grasa, en sal o en azúcar, destacan varios productos imprescindibles en su cocina, sobre todo productos Bio, sin lactosa, enriquecidos (con calcio, omega3, etc.) y leches vegetales, que consumen entre 3 y 4 veces a la semana.

Pero la salud no es lo único importante para este colectivo ya que querer estar con la familia y tener buena salud están al unísono, pero además cobra más fuerza el deseo de ganar mucho dinero, tal como aspira un 13%.

Así, del dinero que entra en estos hogares, la parte que se ahorra es más lucrativa e irá destinada a compras futuras, ya sea un viaje, un coche, muebles, etc.; mientras que en un hogar "hetero" se ahorra para afrontar posibles imprevistos el día de mañana.

También la propensión al ocio es mayor en el colectivo LGTBI, con la curiosidad añadida de que no es exclusivo de los más jóvenes, sino también de los mayores. Este perfil "Peter Pan" ofrece particularidades como que un 41% más de seniors salen de bares y discotecas, e incluso un 61% más acude a festivales de música.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir