Tendencias

Cómo convertirse en un auténtico diseñador gráfico

Recomendaciones y Tendencias para ser diseñador gráfico

El mundo del diseñador gráfico puede convertirse en una profesión fantástica siguiendo siempre una formación adecuada, así como consejos de profesionales.

Como cada año, miles de jóvenes salen de los institutos preguntándose qué estudiar y qué camino profesional elegir. Es ese momento crucial en nuestra vida en el que nos cuestionamos cuál es el siguiente paso que queremos dar y qué será de nuestra existencia en los próximos años.

Diseño gráfico, una buena opción

Entre las muchas profesiones creativas que encontramos en el mercado laboral, una de las favoritas y las más demandadas es la de diseñador gráfico. Estas palabras van dirigidas a los amantes de los colores, las formas y también de las tipografías, para quizás ayudarles con nuestra experiencia a tomar una mejor decisión.

Para contarle algunos de los consejos más útiles para iniciarnos como diseñadores gráficos, hemos invitado a Antonio Herrero Estévez, el creador del portal de comparativas online Recomendaciones y Tendencias.

Antonio tiene más de diez años de experiencia en el sector del diseño gráfico y web y ha probado casi todas las áreas: Estudio de diseño propio durante años, freelance, diseñador gráfico junior y senior para empresas, diseño de Apps, desarrollo de webs....

Muchos se preguntarán: ¿qué es un diseñador gráfico y a qué se dedica?

También conocido como diseño de comunicación, los diseñadores gráficos son comunicadores visuales que crean conceptos a mano o utilizando programas dedicados a la ilustración y al diseño como photoshop, illustrator, indesign o affinity, ¿y con qué fin? transmitir un mensaje.

Con tan sólo dos herramientas los diseñadores comienzan sus carreras. Un buen ordenador (ya sea portátil o de sobremesa, mac o windows, pero siempre con una tarjeta gráfica potente y un buen procesador) y las casi siempre necesarias tabletas gráficas con marcas como las famosas wacom o huion o más recientes como Gaomon.

Los diseñadores comunican ideas para inspirar, informar o cautivar a los consumidores a través de formas de arte tanto físicas como virtuales que incluyen gráficos, palabras e imágenes, y su objetivo final es hacer que las empresas para las que trabajan sean reconocibles y aceptadas por los usuarios.

La labor que realiza el diseñador gráfico es bastante extensa, especialmente y dependiendo del campo al que queramos dedicarnos, trabajando para marcas haciendo diseño de logotipos, folletos, flyers, tarjetas de visita, ilustración digital o tradicional, creación de contenido multimedia como videos, fotografías o animaciones...

¿Cómo puede llegar a convertirse en diseñador gráfico?

Hay dos caminos y usted puede elegir el que más se adapte a sus gustos: Estudie o sea autodidacta.

En primer lugar, la trayectoria de un diseñador gráfico no siempre se determina por sus estudios realizados, sino que la habilidad, la creatividad, y la técnica, juegan un papel fundamental. Obviamente, todo conocimiento adquirido es un plus.

Somos de la firme creencia de que cualquiera puede ser un buen diseñador gráfico, y no, no tiene que ver con el hecho de solo manejar algunos de los programas más comunes dedicados al diseño. Un buen diseñador no nace, se hace.

A base de prueba y error, de muchas horas observando con detenimiento los trabajos de compañeros, de días enteros enfrentados a la soledad de una Tableta y una pantalla, de revistas especializadas en diseño, de conferencias, de charlas, de vídeos, de diseñar una y otra vez el mismo logo hasta que le gusta.

Sin embargo, aunque existan muchísimos autodidactas exitosos, el hecho de elegir una buena escuela o centro de estudios va a favorecer que podamos lograr una exitosa carrera, ya que los conocimientos que se adquieren (siempre que nuestros profesores sepan transmitírnoslo) sentarán unas buenas bases como diseñadores que podremos usar a lo largo y ancho de toda nuestra vida laboral.

En conclusión, aunque sea una persona autodidacta... ¡estudie! ¿por qué? porque allanará su camino.

Rutina y constancia como factores del éxito

A pesar de ser un trabajo en el que en muchos casos nosotros somos nuestro propio jefe, esto puede convertirse en un problema, sobre todo si no somos serios, constantes y metódicos.

La libertad de horarios al ser diseñador gráfico nos permite viajar y programar nuestro día a día como queramos, pero también nos convierte en esclavos de ordenadores portátiles y tabletas gráficas para llevar con nosotros nuestro trabajo. Sin embargo, es un precio razonable a pagar si podemos trabajar desde cualquier parte del mundo, ¿no cree?

Debe ser un artista en constante aprendizaje y adaptable al cambio

Convertirse en diseñador gráfico no es una tarea rápida y sencilla, es una profesión que se consigue a largo plazo y en la que debemos estar continuamente cultivándonos y formándonos como artistas y creativos. Este sector, en constante cambio y tránsito, nos obliga a cambiar nuestro estilo y a adaptarnos a los nuevos tiempos. Por ello, ser polivalente y adaptable a cada época le abrirá un mundo de posibilidades.

Descubra, investigue y cree

Estudiar estilos y artistas de épocas pasadas será otros de los consejos a seguir. Aunque pueda creer que todo está inventado, nuestro estilo se crea a partir de los gustos y preferencias que hemos ido adquiriendo de unos artistas y otros. Conocer antiguas fuentes de creación o diseñadores poco conocidos nutrirán a nuestro ‘‘yo’’ creativo.

Diez consejos para ser diseñador gráfico

1) A menos que quiera de corazón, nunca haga un trabajo sin cobrar. Serán muchas las veces que tendrá la tentación de no cobrar por su trabajo y será porque tiene miedo a ponerse un precio. Tiene que ser consciente de ello y trabajar en cómo se valora.

2) Escápese de los clientes que le dicen que trabaje gratis para ellos a cambio de recomendarle a sus amigos. Va a ocurrirle más veces de las que pueda imaginar.

3) Cree su propio estilo de trabajo. Para ello tendrá que copiar mucho, trabajar mucho, y equivocarse mucho.

4) Antes de enviar un trabajo levántese de la silla y dé un paseo, y cuando vuelva a mirar su trabajo, si aún le sigue gustando puede mandarlo. No hay nada más perjudicial para la calidad de su diseño que el mirarlo fijamente durante horas.

5) Conviértase en una persona experta en hacer presentaciones de su propio trabajo. Un diseño no es perfecto hasta que el cliente no ha dicho que lo es. No olvide que el diseño se compone de tres partes: planificación, ejecución y presentación. La planificación es importante, el proceso de diseño es importante, y la presentación es quizás aún más importante. En pocas palabras... ¡venda lo que hace!

6) Aprenda a cobrar. Si piensa que algo le va a llevar media hora, cobre una hora. Al final, entre unas cosas y otras le llevará una hora y media.

7) No tenga sólo un cliente. No tenga un millón. Encuentre el equilibrio.

8) No pierda el tiempo durante horas y horas en discusiones con su cliente sobre si su diseño es bueno o no lo es, cada uno tiene formas distintas de mirar el mundo. Usted haga el mejor diseño que pueda, después, utilice buenos argumentos para presentarlo, pero recuerde: es el cliente quien elige.

9) Tenga el mejor portfolio que pueda, siempre actualizado.

10) Disfrute de su trabajo, pues la creatividad puede darle más placer del que imagina.

Si desea más información y datos sobre cómo llegar a ser un buen diseñador gráfico, haga clic aquí.

Nota de prensa

Te recomendamos

Outbrain

MKD

A3media

T2O

Compartir