Tendencias

Reposición, renovación y relevancia, claves de un consumo que apunta hacia el low cost

ahorra españaDespedimos el 2014 con algunos indicadores positivos en lo que a la recuperación del consumo en España se refiere con bastantes pronósticos apuntando a que el 2015 será un buen año en este sentido. Y por buen año quiere decir que aunque los datos no serán excelentes al menos serán mejores que los precedentes.

Lo cierto es que la crisis que desde ya algunos años se ha instalado en nuestro país ha cambiado el comportamiento de los consumidores. Sí, comenzamos a gastar más pero ya no lo hacemos siguiendo las mismas pautas que nos movían antes de la temida recesión. Ahora podemos hablar de un consumidor que compra siguiendo la regla de las 3R tal y cómo señalan desde el diario La Vanguardia.

¿Cuáles son estas 3R? Reposición, Renovación y Relevancia. Estos son los tres principales motivos que mueven a los consumidores. En primer lugar, hablamos de reposición porque es necesario sustituir los productos que teníamos antes de la crisis y que después de estos años ha llegado el momento inevitable de cambiarlos.

Esto no quiere decir que comencemos a tirar la casa por la ventana ya que ahora renovamos sólo aquello que es imprescindible después de realizar una concienzuda planificación y estudio de nuestras posibilidades.

Pero no todas nuestras compras están medidas al milímetro ya que de vez en cuando nos permitimos el capricho de la tercera “R”: relevancia. Es decir, la compra de un producto que creemos que mejorará o marcará una notable diferencia en nuestras vidas.

En este sentido muchos pensarán que en el periodo de rebajas en el que nos encontramos esta norma de las 3R puede variar. En cierto modo es posible que en estas fechas compremos algunos artículos más por sus precios rebajados pero ¿realmente nos compensa? La respuesta es que no desde el punto de vista del diseño y la calidad ya que las primeras series de un producto son las que mejores características presentan. Después, se pasa a la producción en masa especialmente en el sector de la tecnología.

Ante este panorama de mejora del consumo y sí atendemos a los positivos datos macroeconómicos que “pronto” revertirán en el microeconómico bolsillo de los consumidores, ha llegado el momento de preguntarse si todos los comercios que tuvieron que echar el cierre tras varios años de galopante crisis volverán a abrir sus puertas. Al parecer sólo lo harán los que se encontraban dentro de las denominadas como “calles de clase A” que son las más comerciales y las que atraen una mayor afluencia de turistas. El resto, aunque se experimente un repunte del consumo, no volverán.

Y esto no es una apreciación sino que está reforzado con datos. Vivimos en la era de la tecnología y el geoposicionamiento de nuestros móviles indica que no consumimos en las denominadas como “calles B y C” puesto que no las utilizamos perdiendo estas el 30% de peatones en relación a los inicios de la crisis.

En cuanto al perfil de los consumidores señalar que a lo largo de nuestra vida nuestros hábitos de consumo pueden representarse como una “U” invertida: consumimos hasta los 55 años y después nos centramos más en el ahorro. A esto sumamos que comienza a experimentarse el regreso de los jóvenes a las calles más céntricas de las grandes ciudades por lo que los gobiernos deben centrar sus estrategias en la creación de un mayor número de “calles A” que fomenten la apertura de tiendas y estas, por ende, generen un mayor consumo de acuerdo a nuestras pautas y hábitos.

En cuanto al futuro, a nivel global, la clase media-baja es el sector más prometedor. Dentro de las 20 mayores fortunas del mundo, 17 venden productos baratos. Cada vez compraremos en menos días del año y en un menor número de zonas porque, de acuerdo al análisis realizado a través de los pagos con miles de visas, ahora sobre todo, compramos en movimiento, cuando viajamos. El low cost, como demuestra el auge de esa denominada como economía colaborativa, es el futuro.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir