Tendencias

La intuición pesa más que el data en las decisiones empresariales

Las riendas de las decisiones empresariales las lleva la intuición (y no tanto el data)

En la era del Big Data la decisiones empresariales siguen siendo extraordinariamente deudoras de la intuición de toda la vida.

intuiciónDesde que entraran en escena los datos y las analíticas, la intuición parece haber sido relegada al papel de “cenicienta” (desfasada) a la hora de tomar decisiones empresariales. Sin embargo, la realidad difiere ostensiblemente de las apariencias. Según un reciente estudio de MIT Sloan Management Review y Think With Google, la mayor parte de las decisiones empresariales continúa echando raíces en la intuición de toda la vida.

Para llevar a cabo su informe MIT Sloan Management Review y Think With Google entrevistaron a escala mundial a 3.200 ejecutivos senior (de los cuales aproximadamente la mitad eran ejecutivos de marketing).

El 38% de los consultados tilda de intuitiva la toma de decisiones dentro de sus empresas. El 27% cree las decisiones que se toman en su lugar de trabajo son sobre todo y ante todo “data-driven”. Y el 35% cree que sus organizaciones son intuitivas y “data-driven” a partes iguales en lo que a la toma de decisiones se refiere.

La investigación agrupa a los ejecutivos en tres categorías diferentes en función de su habilidad a la hora implementar los datos en la toma de decisiones: “measurement leaders”, “measurement capable” y “measuremente challenged”.

Los ejecutivos adscritos al primer grupo son los que más prestos están a endilgar a la toma de decisiones empresariales la etiqueta de “data-driven” (32%). De todos modos, incluso en este grupo (el mejor avenido con las analíticas) la intuición (35%) continúa tomando la delantera a los datos.

Si nos detenemos en los ejecutivos del segundo grupo (“measurement capable”) el 37% cree utilizar datos e intuición a partes iguales a la hora de tomar decisiones, el 34% se decanta por la intuición y el 29% inclina la balanza a favor de los datos.

Por otra parte, el 51% de los ejecutivos asignados al tercer grupo (“measurement challenge”) dice jugárselo todo a la carta de la intuición a la hora de tomar decisiones. El 29% otorga idéntico protagonismo a los datos y a la creatividad y sólo el 18% califica las decisiones tomadas dentro de su organización de “data-driven”.

En la preocupante falta de sintonía entre los datos y los ejecutivos del tercer grupo influye de manera determinante la escasa prioridad que las empresas que les tienen en nómina otorgan a la automatización y al “machine learning”.

De esta manera, si el 84% de los denominados “measurement leaders” admite que las organizaciones donde trabajan están invirtiendo en nuevas habilidades para dar fuelle a la eficacia del marketing a través de la automatización y el “machine learning”, sólo el 33% de los ejecutivos del tercer grupo pueden decir lo mismo.

Además, menos del 20% de los ejecutivos de la categoría”measurement challenged” dispone de incentivos y de KPIs funcionales a nivel interno a la hora de dar alas a la automatización y el “machine learning” en sus estrategias de marketing. Esta proporción pega un brinco y llega hasta el 77% en el caso de los “measurement leaders”.

Las riendas de las decisiones empresariales las lleva la intuición (y no tanto el data)

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir