Tendencias

Según estudios recientes, nuestro ego nos hace ser más solidarios

Existen un sinfín motivaciones para colaborar en una acción solidaria, pero, siendo sinceros, muchas de ellas están relacionadas con un sentimiento de autosatisfacción.

Quizá las organizaciones sin ánimo de lucro, los gobernantes, y los amantes de las obras de caridad estén interesados en conocer las motivaciones reales de la solidaridad. Tres estudios recientes concluyen a través de experimentos que la mayoría de las donaciones solidarias están más relacionadas con la autosatisfacción que con el hecho de ayudar al prójimo.

Aunque la conclusión de los estudios no sea sorprendente, sí lo son algunas de sus implicaciones. Según Lara Aknin, psicóloga investigadora en la Universidad Simon Fraser, “la sociedad, se siente más inclinada a donar dinero cuanto más crece su círculo social”.

Durante uno de los experimentos, la psicóloga y sus colegas dieron a uno de los participantes una cantidad de dinero para que la repartiera a su conveniencia. El donante presentó un ratio más alto de alegría cuando hizo las donaciones directamente al beneficiario, frente a cuando lo hizo a través de intermediarios.

Sin embargo, la cantidad de contactos no hizo variar la cantidad donada. Es decir, aunque el sentimiento de felicidad al donar dinero no aumente la cantidad donada, sí puede provocar una repetición de la conducta.

Pero ésta no es la única conclusión que se ha alcanzado. Aknin descubrió que las personas son más propensas a donar cuando están interactuando con un representante de una organización sin ánimo de lucro.

Las implicaciones de los hallazgos no sólo se reducen al mundo de la caridad, también hacen referencia a cómo damos los regalos de cumpleaños e incluso, lo que piensan los ciudadanos sobre cómo habría que repartir los impuestos de su país.

Por ejemplo, el aumento de las compras online ha provocado que, cada vez más, los regalos se envíen directamente a casa del destinatario, en vez de darlos en mano.

La conclusión final a la que llegan los estudios es: Cuando conseguimos ampliar nuestra red de contactos mediante una donación, nuestro ego recibe una recompensa emocional por ello.

Te recomendamos

TAPTAP

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir