Tendencias

¿Son los "marketeros" los bastardos del mundo de los negocios?

babyImagínese a cuatro amigos que salen juntos a cenar. El primero es contable, el segundo ingeniero, el tercero analista financiero y el cuarto "marketero". No conoce a ninguno de ellos, pero seguro que nada más escuchar sus respectivas profesiones empiezan a conjurarse en su cabeza imágenes estereotipadas de cada de uno de ellos. Probablemente se imagina al contable como una persona aburrida, al ingeniero como a un "geek", al analista financiero como a alguien rico y ambicioso, pero ¿cómo se imagina al "marketero"?

A diferencia de otras muchas profesiones que pueblan el mundo de los negocios, los "marketeros" son huérfanos de estereotipos. Es cierto que son profesionales asociados a muchas cosas, la mayor parte de ellas negativas, pero no tienen una identidad concreta.

¿Por qué? Porque en el fondo los “marketeros” son los bastardos del mundo de los negocios. Bastardos en todos los sentidos, asegura Mark Ritson en Branding Strategy Insider.

Bastardos porque no tienen ninguna herencia ni ningún parentesco lo suficientemente claros que informen a la sociedad de cómo deberían ser percibidos de puertas para afuera. Y bastardos porque nadie confía en ellos ni quiere pasar tiempo con ellos.

No deja de resultar paradójico que los “marketeros”, a priori guardianes de la imagen de marca, hayan sido incapaces hasta ahora de gestionar su propia imagen de marca de cara al público.

Sin embargo, la culpa de que los “marketeros” sean los bastardos del mundo de los negocios no es única y exclusivamente de ellos, sino también de la profunda y supina ignorancia de los medios de comunicación y del público en general sobre lo que es el marketing. Y eso que el marketing es en realidad la disciplina más sencilla del mundo. Los “marketeros” averiguan lo que quiere la gente, convierten sus deseos en realidades y se aseguran de que el cumplimiento de esos deseos se traduzca también en beneficios para la empresa para la que trabajan.

Si el gran público lograra entender esto, los “marketeros” gozarían de una imagen mucho más positiva en la sociedad. Desafortunadamente esta visión del marketing es mucho más aburrida que aquella que concibe esta disciplina como nido de víboras manipuladoras.

Es cierto es que algunos “marketeros” se empeñan en manipular a la audiencia, pero los “marketeros” de pura cepa saben que su verdadera razón de ser es cumplir los deseos del consumidor, no manipular tales deseos. Esta visión del marketing es mucho más aburrida, pero es la que los “marketeros” deben hacer suya de una vez por todas si quieren quitarse el “sambenito” de bastardos del mundo de los negocios.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir