líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Tendencias en MarketingA la hora de reclutar talento son tan importantes las "soft skills" como las "hard skills"

Las cualidades que más demandan las empresas en los empleados

10 "superpoderes" (muy de andar por casa) que las empresas buscan en los empleados

De acuerdo con un reciente estudio de Zety, estas son las cualidades o "soft skills" que gozan de más predicamento a ojos de las empresas afanadas en la búsqueda de talento.

Nos guste o no, lo cierto es que las primeras impresiones cuentan (y mucho) a la hora de encarar una entrevista de trabajo. Y lo que da forma en último término a tan decisivas primeras impresiones son las cualidades personales y no tanto las habilidades del candidato.

Las denominadas «hard skills» o habilidades son las plasmadas en el currículum del candidato y toman la forma de idiomas, experiencias laborales o el dominio de determinados programas de software.

En cambio, las «soft skills» son cualidades como el liderazgo, el trabajo en equipo o la comunicación. Y son precisamente esas «soft skills» las que terminan habitualmente saliendo a flote en las entrevistas de trabajo y forjan la primera impresión que deja el candidato en el entrevistador, dándole pistas sobre la actitud que éste desempeñará presumiblemente en su puesto de trabajo en el futuro.

De acuerdo con un reciente estudio de Zety, estas son las cualidades o «soft skills» que disfrutan de más predicamento a ojos de las empresas afanadas en la búsqueda de talento:

1. Lealtad

Las empresas desean lógicamente reclutar a quienes están más prestos a serles leales a largo plazo. Al fin y al cabo, los trabajadores leales son los que en último término más contribuyen en términos de negocio a las compañías. Que los empleados sean fieles a las empresas y no haya excesiva rotación de personal es además esencial para forjar el espíritu de equipo dentro de la organización.

2. Integridad

De igual manera que los consumidores no le quitan ojo a la integridad corporativa de las empresas, las compañías buscan también esta cualidad de manera muy activa en sus empleados. Y desean que el talento en el que tienen a bien posar los ojos tenga cierta integridad moral, más valiosa que nunca en momento en el que las empresas están inevitablemente bajo el escrutinio público.

3. Sinceridad

La sinceridad es una cualidad a la cual resulta difícil tomar la medida porque es inevitablemente subjetiva. En todo caso, las empresas desean sumar a sus filas a personas amables y honestas (independientemente de la vara de medir utilizada para tomar el pulso a la amabilidad y la honestidad).

4. Adaptabilidad

En 2020 las empresas tuvieron que lidiar con la imprevisibilidad emanada de la pandemia. Y en consecuencia cada vez más compañías buscan candidatos ávidos de hincar el diente a los cambios y convertirlos en último término en oportunidades. Los empleados con ánimo más bien inmovilista y sin capacidad de adaptación no tienen cabida en las empresas poscovid.

5. Persistencia

Esta cualidad entronca en realidad de manera directa con la adaptabilidad, puesto que la persistencia es vital para batallar contra los retos que brotan a menudo de manera totalmente inesperada en los entornos laborales y para llevar a buen puerto los objetivos inicialmente marcados.

6. Amabilidad

Levantar los cimientos de un equipo que trabaje en armonía regateando en la medida de lo posible los conflictos requiere empleados de buen talante y prestos a la colaboración. Ni que decir tiene que para trabajar de manera estrecha los unos con los otros los empleados necesitan la confianza a modo de pegamento y la confianza nace del vientre de la amabilidad.

7. Paciencia

Para trabajar codo con codo con otras personas la paciencia es absolutamente vital. Si un colega tiene un mal día, hay que ser suficientemente paciente para bregar de manera exitosa con una  situación que nada tiene de idílica. La paciencia cobra además especial relevancia en los puestos de trabajo que requieren el trato directo con otras personas (en puestos de atención al público, por ejemplo).

8. Inteligencia emocional

Este rasgo de la personalidad es particularmente importante para quienes van a ocupar puestos de liderazgo y que por las características inherentes a su cargo necesitan sintonizar adecuadamente con las emociones de las personas a su cargo para comprenderlas y en último término tratarlas también con un mínimo de compasión.

9. Tolerancia

Al otro lado del charco una las principales causas de conflicto laboral en el transcurso de los últimos tiempos ha sido la política y el origen de los conflictos de esta naturaleza suele cobijarse bajo la mala sombra de la intolerancia. Por esta razón las compañías huyen en la medida de lo posible de los empleados intolerantes, que son también los más susceptibles de crear un mal clima laboral.

10. Apertura de miras

Las empresas ponen ojitos a los empleados abiertos de miras que están dispuestos a hincar el diente a nuevas formas de hacer negocios y también a nuevos métodos de trabajo. La apertura de miras implica asimismo ser tolerante con las culturas, las religiones y las opiniones políticas diferentes.

M&CSAATCHI da la bienvenida a nuevo talento multidisciplinarAnteriorSigueinteEl tamaño no importa en esta campaña que pone al mismo nivel libros y pechos

Noticias recomendadas