líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Tecnología logística: eficiencia operativa y de costes

Tendencias en MarketingSector logístico

Los beneficios de la aplicación de las nuevas tecnologías en el sector logístico

Tecnología logística: eficiencia operativa y de costes

Patricia Aguado

Escrito por Patricia Aguado

Para conseguir adaptarse a las nuevas necesidades de los clientes también el sector tecnológico ha tenido que amoldarse a las nuevas tecnologías

El incremento y la expansión del comercio electrónico ha hecho que la logística se convierta en una pieza vital en el comercio actual. Hasta hace apenas unos años, la mayoría de los consumidores acudían directamente a la tienda física para comprar un producto, sin embargo, ahora, gracias a las nuevas tecnologías, comprar casi cualquier artículo está a un solo clic. Ante esta situación, el sector logístico ha debido aplicar nuevas tecnologías con el objetivo de adaptarse y brindar a los clientes un servicio de calidad.

Actualmente, se puede afirmar que la logística convencional se encuentra en un proceso de cambio. Esto marca la forma en la que las empresas se adaptan a la cadena de suministro gracias al uso de la tecnología, que ofrece numerosas posibilidades a cualquier tipo de actividad logística, desde la distribución del producto, empleada para el reparto de última milla, hasta la gestión logística operativa en plantas de producción y almacenes mediante la trazabilidad en todos los procesos.

En este sentido, el uso de la tecnología en el sector logístico está ayudando a mejorar sus resultados, logrando una reducción significativa de los costes, y mejorando la eficiencia operativa, además de conseguir aumentar la productividad gracias a disponer de un almacén logístico donde la tecnología es la protagonista en diversos procesos. Asimismo, las empresas y sus clientes pueden obtener grandes beneficios de integrar tecnología especializada en la industria logística:

  1. Visibilidad de la cadena de suministro en tiempo real. Gracias a tecnologías como el Big Data y o el Internet of Things, las empresas pueden incrementar la visibilidad en cada etapa de la cadena de suministro. De esta forma, los responsables pueden responder con mayor agilidad a posibles fallos o puntos ineficientes.
  2. Mejora de la experiencia de compra. En un mercado cada vez más competitivo, las empresas necesitan invertir en innovación y experiencias para destacar entre sus competidores, especialmente si hablamos de entregas, plazos, servicio postventa y relación con el cliente. Así, en la cadena de suministro, la tecnología es una pieza clave al permitir a las empresas gestionar pedidos, realizar facturas o definir la ruta de entrega de paquetes de una forma más eficiente, lo que garantiza la satisfacción del cliente que reclama plazos muy competitivos.
  3. Acceso a una mayor globalización. La tecnología y la globalización permiten hoy día adquirir a casi cualquier producto con independencia del país de origen. Esa interconectividad ha aumentado las posibilidades de intercambio en logística, incrementando, así, las posibilidades de importación y exportación.
  4. Reducción de costes y aumento de la productividad. Las herramientas tecnológicas mejoran los procesos, acortan los tiempos y disminuyen los errores, por tanto, reducen los gastos de la empresa. Asimismo, las empresas que incorporan la tecnología a sus procesos aumentan su productividad, simplemente porque pueden controlar mejor sus procesos y reducir el tiempo en la ejecución de éstos, aumentando, asimismo, su competitividad en el mercado.
  5. Mayor acceso a información y datos útiles para mejorar la toma de decisiones. Disponer de un modelo de datos establecido, permite conocer mejor al público objetivo, y, por tanto, segmentar a los clientes para poder generar mensajes mejor dirigidos y aumentar las ventas. Asimismo, gracias a toda la información que nos ofrecen los datos, podemos generar patrones de consumo y preferencias de los usuarios, lo que permite ofrecer experiencias de compra mucho más personalizadas.

En definitiva, la logística se ha convertido en una actividad con un fuerte componente tecnológico, convirtiendo al sector en un servicio que mueve y almacena mercancía, pero que también genera y gestiona un gran volumen de datos e información, lo que cobra una importancia estratégica para cualquier compañía. Esto hace que sea inevitable cuidar de ello.

 

Las 10 marcas más valiosas del mundo: Amazon destrona a Apple como la número unoAnteriorSigueintedentsu X incorpora a Carlos Pacheco como nuevo Head of Strategy

Contenido patrocinado