líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

7 tendencias con las que habrá que lidiar en la jungla del trabajo en 2021 (y más allá)

Tendencias en Marketing¿Qué tendencias laborales coparán más focos en 2021?

Estas tendencias darán mucho que hablar en el mundo del trabajo en 2021

7 tendencias con las que habrá que lidiar en la jungla del trabajo en 2021 (y más allá)

Después de un año marcado por el "home office", 2021 viene también con un buen número de desafíos bajo el brazo para el mundo del trabajo.

2020 ha sido un año extraordinariamente tumultuoso para las empresas, que se han enfrentado a toda una plétora de cambios para las que estaban en muchos casos escasamente preparadas.

La irrupción del teletrabajo, convertido de la noche a la mañana en la norma como consecuencia del coronavirus, ha dado la vuelta como un calcetín las estructuras laborales de un buen número de organizaciones.

Y aunque estaría bien creer que 2021 va a ser bastante más beatífico y tranquilo que 2020, las empresas no deberían confiarse. El presente año viene también cargado hasta los topes de desafíos (aunque también de oportunidades).

En un artículo para Harvard Business Review Brian Kropp disecciona las tendencias que darán forma al universo del trabajo en 2021:

1. Las empresas pasarán de gestionar la «employee experience» a la «life experience» de sus empleados

La pandemia ha procurado a los líderes empresariales mayor visibilidad en las vidas personales de sus empleados, que han sido confrontado con una auténtica letanía de retos personales y profesionales en el último año.

Es más que evidente que apoyar al trabajador en sus desafíos personales ayuda no solo a dar brillo y esplendor a su propia vida (la que se desarrolla al abrigo del hogar) sino también a dar alas a su eficiencia en el plano laboral.

De acuerdo con un informe de Gartner, las compañías que agasajan con soporte vital a sus empleados ven incrementada en un 23% la salud mental de su plantilla, cuya bienestar físico pega además una zancada del 17%.

Además, en las empresas que apoyan a su empleados en sus avatares vitales se observa asimismo un incremento del 21% en el número de trabajadores que se precian de ser particularmente excelsos desde el punto de vista de la productividad.

En 2021 un creciente número de empresas se involucrarán de manera mucho más profunda en el bienestar mental, físico y financiero de las personas que tienen en nómina.

2. Más empresas se mojarán en temas políticos y sociales

El deseo explícito de los empleados de trabajar para empresas cuyos valores están alineados con los suyos propios está ganando fuelle desde hace tiempo.

Según un informe de Gartner, el 74% de los empleados espera que la empresas se involucren de manera activa en los debates más arrebolados del momento, por lo que a muchas compañías no les quedará más remedio que dar un paso al frente para atraer el mejor talento.

Sin embargo, hacer declaraciones sobre los temas de más candente actualidad no basta. Los trabajadores esperan mucho más. Y las empresas que invierten recursos en temas de naturaleza social son agasajadas también con empleados más comprometidos con su trabajo.

El engagement de los trabajadores se incrementa del 40% al 60% cuando las empresas se involucran de manera directa en problemáticas sociales.

3. La brecha salarial entre hombres y mujeres seguirá ensanchándose a medida que los empleados regresen a la oficina

Muchas organizaciones están apostando por las plantillas de naturaleza híbrida, cuyos empleados tienen la posibilidad de trabajar en la oficina, en casa o en espacios alternativos como cafeterías y espacios de coworking.

En este escenario híbrido los hombres están a bote pronto más predispuestos a regresar a la oficina que las mujeres, que prefieren seguir trabajando desde casa.

Pese a la ubicuidad del «home office» en la era del COVID-19, el 64% de los directivos están convencidos de que quienes trabajan de manera presencial son más eficientes que quienes lo hacen en remoto y por eso están también más prestos a brindar aumentos de sueldo a los empleados que regresan a la oficina.

Así y todo, y pese a la fobia que muchos directivos siguen teniendo al parecer al teletrabajo, lo cierto es que los trabajadores en remoto están hasta un 5% más proclives a ser «high performers» que quienes trabajan en la oficina.

Es en todo caso preocupante que si los hombres son los más inclinados a regresar a la oficina, acaparen también en buena medida los aumentos de sueldo en detrimento del sexo opuesto, que prefiere cobijarse en el seno del «home office».

4. Emergerán nuevas regulaciones para limitar la monitorización de los empleados

Durante la pandemia más de una cuarta de las empresas se aprovisionó de tecnología para monitorizar de manera pasiva a sus empleados.

Sin embargo, muchas de las compañías que apostaron por este tipo de tecnología no lograron equilibrar adecuadamente su uso con la necesaria privacidad de los empleados, lo cual acabó degenerando en una fuerte frustración por parte de la plantilla.

Un informe de Gartner determina que menos del 50% de los empleados tiene a bien confiar en el uso que hacen las empresas de sus datos y el 44% no recibe información alguna sobre los datos que las compañías recopilan sobre ellos.

En 2021 entrarán probablemente en escena nuevas regulaciones para poner límites a la monitorización que hacen las compañías de sus empleados y muchas empresas adoptarán en consecuencia estándares menos restrictivos.

5. La flexibilidad pasará de tener el acento puesto en el lugar a tenerlo en el tiempo

En 2021 brotará un nuevo tipo de flexibilidad en el universo laboral y esa flexibilidad pivotará sobre todo y ante todo en torno al momento en que pueden desempeñar los empleados sus tareas laborales (y no tanto en torno al lugar donde pueden emprenderlas).

De acuerdo con Gartner, solo el 36% de los empleados son «high performers» en las organizaciones que se rigen por jornadas laborales de 40 horas semanales. En cambio, en las organizaciones que brindan flexibilidad a sus empleados sobre el momento, el lugar y la manera en que trabajan este porcentaje pega un brinco hasta llegar al 55%.

En 2021 estarán al alza los trabajos donde los empleados serán juzgados no tanto por las horas que trabajan sino por los resultados contantes y sonantes que ponen sobre la mesa.

6. La salud mental de los trabajadores desempeñará un rol absolutamente protagonista

La pandemia del coronavirus ha colocado en primerísimo plano el bienestar de los empleados, acogotados por no pocos problemas de salud mental en los últimos meses.

A finales de marzo el 68% de las organizaciones habían introducido al menos un beneficio de nueva hornada enfocado al bienestar para procurar soporte a su plantilla durante la pandemia.

En 2021 las compañías seguirán invirtiendo para desestigmatizar los problemas de salud mental y ayudar a sus empleados a lidiar adecuadamente con ellos.

7. Algunas empresas «alquilarán» talento para llenar el vacío en lo referente a habilidades específicas

El número de habilidades que buscan las empresas ha pegado notablemente el estirón en los últimos años. Se estima que en 2020 las compañías pusieron en la mirilla un 33% más habilidades laborales que en 2017.

Y algunas organizaciones no pueden además proveer de nuevas habilidades a su plantilla lo suficientemente rápido como para hacer frente a los cambios. En este sentido, no pocas empresas cambiarán quizás el chip a la hora de reclutar talento y «alquilarán» quizás puntualmente las habilidades que necesitan para que no se produzcan brechas de conocimiento en el seno de su organización.

 

Las barreras del pensamiento creativoAnteriorSigueinte10 frases que aterrorizan a los especialistas en marketing (y que han tenido que escuchar más de una vez)

Contenido patrocinado