líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La toxicidad se agarra como una lapa a las empresas

La toxicidad en el trabajo, un mal muy común que campa a sus anchas en las empresas

Los entornos tóxicos de trabajo son extraordinariamente comunes. El 83% de los trabajadores afirma, por ejemplo, que no denunciaría una situación de acoso en caso de ser testigo de ella.

toxicidad

Autor de la imagen: Fabrizio Boni

Un lugar de trabajo acogotado por la toxicidad no se envenena de la noche a la mañana. Y es resultado habitualmente de meses (e incluso años) dando patadas en las espinillas a la cultura empresarial (que acaba tornándose en ponzoña pura y dura).

Dilucidar las causas exactas de la toxicidad en el trabajo constituye un auténtico desafío, en particular cuando las empresas afectadas están bajo el yugo de la parquedad desde el punto de vista de la transparencia.

Sobre las empresas tóxicas arroja precisamente algo de luz un reciente informe de la consultora Emtrain (de cuyo porfolio de clientes forman parte empresas como Netflix, Pinterest y Yelp).

En el estudio Emtrain puso bajo la lupa a 40.000 empleados de 125 compañías diferentes. Y de su investigación se infiere que dentro de las empresas tienen lugar dinámicas sociales que, aunque extraordinariamente sutiles, pueden poner potencialmente por las nubes los niveles de toxicidad.

La toxicidad se apalanca en dinámicas sociales que son a menudo extraordinariamente sutiles

El 83% de los trabajadores consultados en el marco del informe afirma, por ejemplo, que no denunciaría una situación de acoso en caso de ser testigo de ella.

Y no solo eso. El 41% de los empleados no tiene la certeza absoluta de que, en caso de denunciar una situación de acoso, sus jefes se tomarán verdaderamente en serio la denuncia.

Además, solo el 20% de los trabajadores cree que sus jefes son al 100% conscientes de la manera en que su poder influye en las interacciones que tienen lugar en el trabajo.

El 29% de las empleados dice haber abandonado en alguna ocasión un empleo por conflictos en el lugar de trabajo.

Es evidente que estas cifras no dejan precisamente en buen lugar a la salubridad de los entornos labores (potencialmente muy infecciosos).

Para reparar un entorno laboral lastrado por la toxicidad es vital la cercanía entre directivos y sus subordinados, la transparencia, la vulnerabilidad y la honestidad en las comunicaciones que las empresas comparten con sus empleados.

 

Cacharel lanza su nueva fragancia de la mano de influencers y una oda a la libertad de expresiónAnteriorSigueinteEl País lanza su modelo de suscripción digital con la campaña "Suscríbete a los hechos"

Noticias recomendadas