Tendencias

Trabajando al calor del hogar la productividad de los empleados sube como la espuma

En algunos sectores de actividad es completamente normal trabajar desde casa. Sin embargo, hay todavía muchos jefes que se muestran recelosos a la hora de dar permiso a sus empleados para desarrollar sus tareas profesionales desde casa. Temen que estos incurran el pecado (mortal) de la pereza, que sea imposible contactar con ellos, que terminen desmotivándose y que se queden aislados del resto del equipo.

Sin embargo, si hacemos caso de un reciente estudio de la plataforma especializada en recursos humanos TINYpulse, el "home office", lejos de cortar las alas a la productividad de los trabajadores, la pone en realidad por las nubes.

Para llevar a cabo este informe, TINYpulse entrevistó a 509 empleados con edades comprendidas entre los 25 y los 44 años que trabajaban desde casa y comparó sus respuestas con las de más de 200.000 trabajadores convencionales que no practicaban el “home office”.

De la comparativa entre unos y otros empleados, salen claramente vencedores los trabajadores que tienen la oficina en casa. En una escala de 1 al 10, los “teletrabajadores” otorgan a su felicidad laboral una puntuación de 8,1 puntos. En el resto de empleados esta puntuación baja hasta los 7,4 puntos.

Por otra parte, quienes trabajan desde casa se sienten también más valorados (7,75 puntos) que quienes se desplazan todos los días a la oficina para trabajar (6,69 puntos).

No obstante, trabajar en la clásica oficina tiene también sus ventajas. A la hora de valorar el contacto con sus colegas de trabajo, quienes trabajan en oficinas otorgan puntuaciones sustancialmente más elevadas (8,47 puntos) que los “teletrabajadores”, que no tienen una comunicación tan directa y fluida con sus compañeros.

Cabe destacar que el 91% de los hombres y las mujeres que trabajan desde casa tienen el pleno convencimiento de que su productividad laboral es mayor que en la oficina.

En general, quienes tienen la oficina en casa ponen también en práctica hábitos más flexibles a la hora de trabajar. La mayor parte trabaja los siete días de la semana a fin de trabajar también menos horas al día y rehúye de las tradicionales semanas laborales de cinco días (en las que los horarios son más rígidos).

El punto débil del estudio de TINYpulse es que no se preocupa de preguntar a los jefes por la productividad de quienes enarbolan la bandera del “home office”. Aun así, según un informe (algo más exhaustivo) publicado hace aproximadamente dos años por Harvard Business Review, el rendimiento de quienes trabajan desde casa es un 13% superior al de aquellos que desempeñan sus laborales profesionales desde la oficina. Y no sólo eso. Quienes apuestan por el “home office” hacen menos pausas y son víctimas con menos asiduidad de enfermedades.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir