líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Cómo ha cambiado el consumidor en los últimos meses?

El tránsito del consumidor a la nueva normalidad en 5 cambios con mucha miga

En el informe global "Relationships in Times of Social Distancing" la agencia MRM explora la transición del consumidor a la nueva normalidad y extrae algunas conclusiones.

nueva normalidad

Autor de la imagen: Rakesh Pandit

No es ningún secreto que en apenas unos meses el consumidor ha modificado de manera extraordinariamente notable su comportamiento y que muchos de los cambios implementados en su vida en general y en su manera de consumir en particular serán permanentes.

En el informe global «Relationships in Times of Social Distancing» la agencia MRM coloca bajo la lupa la transición del consumidor a la nueva normalidad y extrae las siguientes conclusiones:

1. ¿Adiós definitivo al dinero en metálico?

El coronavirus provocó que el dinero en metálico se evaporara prácticamente de los billeteras de los consumidores, que se agarraron como a un clavo ardiendo a la tarjeta de crédito.

Aunque no ha desaparecido ni mucho menos, el dinero contante y sonantes goza de cada vez menos predicamento entre los consumidores. En marzo el 80% de los consumidores quería seguir utilizando el dinero en efectivo, una proporción que ha descendido hasta el 68% en junio.

El consumidor está ahora también menos predispuesto que antes a estrechar la mano a sus semejantes. Solo el 35% dice conservar este hábito, frente al 64% que lo seguía practicando en marzo.

La gente se siente además más inhibida a la hora de comer de los platos ajenos. El 48% lo hacía en marzo, frente al 30% que continúa haciéndolo en junio. Lo de compartir bebidas baja también enteros. En junio solo el 26% de los consumidores conservan este hábito. En cambio, en marzo el 42% de los consumidores no hacían ascos a beber de vasos ajenos.

2. Decae el interés por el ejercicio físico

Durante el confinamiento mucha gente se refugió en el ejercicio físico para combatir el estrés y el aburrimiento. Sin embargo, esa buena costumbre parece no haberse incorporado de manera permanente a los hábitos del consumidor.

En junio solo el 20% de las personas contempla el acto de caminar como parte de su rutina diaria de ejercicios. En mayo, en cambio, la proporción era de un 32%.

Que se haya reducido el ejercicio físico va acompañado, de todos modos, de una buena noticia: los atracones de comida basura han descendido en los últimos meses del 39% al 15%.

Por otra parte, los consumidores duermen ahora generalmente más horas, pero no necesariamente lo hacen de manera más beatífica.

3. El consumidor es más consciente, pero también menos pragmático a la hora de comprar

Cuando se declaró la pandemia del coronavirus, el 44% de los consumidores se limitaba a comprar los productos que había disponibles en el supermercado. Actualmente el consumidor es mucho más consciente en su comportamiento de compra y en el punto de venta busca deliberadamente marcas que actúen de manera responsable y tengan potencial para aliviar la crisis.

Las compras funcionales y pensadas a medio y largo plazo, que fueron muy populares en abril, están siendo reemplazadas ahora por compras más cómodas y frugales.

4. La felicidad nunca se esfumó del todo durante la pandemia

Pese a los miedos emanados del vientre del COVID-19, los consumidores se las han ingeniado para hallar pequeños momentos de felicidad en el transcurso de los últimos meses.

Un momento particularmente feliz es el dedicado al café, que la mayor parte de la gente ingiere entre las 8 y las 10 de la mañana para tratar de sobrevivir al resto de la jornada (percibida a veces con sustancialmente más larga que antes).

5. Entre pantallas anda el juego

El tiempo medio que el consumidor invierte en las pantallas no ha cambiado demasiado con el tránsito a la nueva normalidad (quizás porque el trabajo sigue prevaleciendo en buena parte de las empresas).

Los portátiles y los ordenadores de sobremesa continúan siendo los dispositivos más utilizados, seguidos de los smartphones, los televisores, los tablets y las videoconsolas.

Si nos detenemos en las apps más usadas, a la cabeza se sitúa Netflix, flanqueda por Instagram en la segunda posición y por Amazon en la tercera plaza.

Por otro lado, si en marzo el 40% de la gente echaba de menos a su equipo de trabajo, en junio la proporción desciende al 13%. Cae asimismo la paciencia con los colegas de trabajo del 32% al 11%. Y hay asimismo menos tolerancia con los errores cometidos por los compañeros del trabajo (que se desploma del 17% al 6%).

Navidad en julio: Burger King dice adiós a este desastroso 2020AnteriorSigueinte"Vaginas Untold", el proyecto con el que dos publicitarias asestan una puñalada a los tabúes

Noticias recomendadas