Tendencias

Uber inspira a otras industrias para que sumerjan en la economía colaborativa

economia-colaborativaEl éxito del emprendimiento se basa en dar con una idea clave que responda las necesidades de un determinado consumidor o nicho de mercado que nadie haya cubierto antes. Los responsables que están detrás de plataformas como Uber o Airbnb son algunos de los que hallaron una vía de negocio que nadie antes había puesto en marcha pero ¿qué tienen ambas en común? Pues que su modelo pasa por aprovechar las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías e internet para compartir recursos entre usuarios.

Parece que este fenómeno, conocido como economía colaborativa, se ha extendido a todas las industrias, y cada vez encontramos más webs o aplicaciones que comparten principios con Uber o Airbnb. Probablemente el éxito de este tipo de consumo colaborativo tenga su origen en la crisis, pero en cualquier caso, ha permitido que se abran nuevas oportunidades en el mercado.

A pesar del reciente varapalo que ha recibido Uber en España, después de que un juzgado haya tomado medidas cautelares contra la empresa y haya prohibido que opere en el país, no se puede ignorar el auge de estas plataformas que rompen con el modelo capitalista establecido. Sin duda, la notoriedad de estos servicios evidencia que no se trata de una moda pasajera y que aún les queda mucho por crecer.

En el terreno del alojamiento, además de a Airbnb, dirigida a personas que alquilan sus casas para estancias cortas, encontramos a otras similares como wimdu.es. CoachSurfing va mucho más allá del consumo colaborativo, puesto que ofrece alojamiento de forma gratuita.

En transporte, Uber es el rey absoluto a nivel globala pesar de que no dejan de crecerle los enemigos-, aunque también existen otras plataformas de "car-sharing”, que permiten compartir vehículos entre ciudadanos, como Bluemove o Respiro Car Sharing. En otros países anglosajones existen otras con un fuerte asentamiento, como City Car Club o Zip Car.

No nos podemos olvidar de otro actor que impera en este sector, BlaBlaCar, aunque este portal está más orientado a compartir viajes a media y larga distancia. Las plazas de parking y de garaje también forman parte de este entorno con WeSmartPark a la cabeza, una red de parkings colaborativos lowcost con ahorros del 60% desde el 1,44 €/h, mediante la que los propietarios de plazas pueden ganar dinero cuando no estén ocupándola. En Reino Unido, encontramos a JustPark como la que tiene más éxito.

Estos modelos de consumo también están presente en sistemas para compartir bicicletas (como Barclays Cycle Hire) o libros y productos multimedia (como BookMooch o PaperBackSwap), aunque en España aún no están asentados. En este contexto, también podemos destacar el auge de los portales y las aplicaciones dedicadas a la venta de prendas de vestir de segunda mano, un servicio de gran valor, máxime cuando se trata de productos de alto valor usados ocasionalmente y vendidos a precio lowcost (como ocurre en ChicFy), aunque también existen otras en las que se vende de todo, como Wallapop, la app destinada a la compra-venta entre individuos que no deja de crecer.

Los denominados bancos de tiempo también se han expandido en los últimos años, los cuales permiten el intercambio de habilidades entre usuarios. Por ejemplo, alguien necesita que le arreglen el baño, y un usuario con dicha capacidad se ofrece hacerlo a cambio de algo que necesite, ya sea un corte de pelo, un casco de moto, ayuda con la declaración de la renta, o cualquier otra cosa.

Pero ante la expansión de este tipo de servicios surgen las dudas y desconfianzas entre muchos usuarios. ¿Cómo fiarse de las personas que ofrecen su casa, coche, plaza de garaje, etc.? Pues a través de las propias reseñas que realizan los usuarios que ya han probado, lo que permite a los gestores de la plataforma hacer la criba necesaria.

Enrique Dans, profesor de Sistemas y Tecnologías de la Información de IE Business School, defiende que la economía colaborativa "permite que se puedan ofrecer unos productos y servicios que no estaban antes en el mercado" y facilita los costes de algunos de los servicios gracias a internet, "que favorece que las personas puedan ponerse de acuerdo" para compartir servicios.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir