Tendencias en Marketing

Según el informe

Un 59% de los usuarios encuentra excesivamente complicado mantener hábitos de consumo sostenibles

La sostenibilidad es clave en las preferencias de consumo del 80% de los ciudadanos, que achacan a la falta de información y de precios accesibles las dificultades para mantener un ritmo de vida sostenible

consumo sostenibilidad

Desde hace ya unos años, la preocupación por el planeta y el medioambiente ha sido un elemento de creciente importancia para los consumidores, cada vez más concienciados sobre la necesidad de realizar un consumo sostenible que permita, precisamente, seguir consumiendo en el futuro. No obstante, se trata de una preocupación de difícil aplicación práctica para gran parte de los usuarios. De hecho, 8 de cada 10 ciudadanos considera muy importante la sostenibilidad dentro de sus preferencias de consumo, mientras un 59% reconoce que le resulta excesivamente complicado llevar un ritmo de consumo y un estilo de vida sostenible.

Esta es la principal conclusión que arroja el informeSostenibilidad: qué es y cómo afecta a los hábitos de compra del shopper”, elaborado y publicado por AECOC Shopperview. Dentro del mismo, la compañía señala el crecimiento de la información en torno a cuestiones medioambientales como uno de los retos del futuro inmediato para el sector del Gran Consumo. De este modo, si la cantidad de información aumenta, y crece también su accesibilidad y su utilidad, más usuarios podrán escoger productos acordes a su concepto de sostenibilidad.

sostenibilidad marcas

Estamos ante un consumidor más consciente y responsable, pero con una gran falta de conocimiento en términos de cómo debe actuar para ser más sostenible, por lo que las marcas tienen una gran oportunidad de hacer pedagogía con sus productos y servicios y, así, posicionarse como referentes en sostenibilidad”, analiza la responsable del área de estrategia comercial y marketing de AECOC, Rosario Pedrosa.

Sobre este tema, el estudio destaca también que la mayoría de consumidores se encuentran “perdidos” en los pasos a seguir, a pesar de que normalmente se muestren predispuestos a participar de un sistema de producción y consumo circular y respetuoso con el medioambiente. En su mayoría, acaban limitando su acción medioambiental a los tres parámetros básicos, relacionados con reducir, reutilizar y reciclar los residuos, sin investigar otras alternativas o posibilidades por puro desconocimiento.

En este sentido, el estudio refleja que cerca de la mitad de los consumidores remarca la falta de información ofrecida por los establecimientos como uno de los grandes obstáculos a la hora de seguir un estilo de vida sostenible. Mientras tanto, 4 de cada 10 considera que el precio de los productos marcados como “sostenibles” es excesivamente elevado, como si la sostenibilidad en sí misma fuese un artículo de lujo. Además, la misma proporción de ciudadanos estima demasiado difícil encontrar tiendas en las que hacer una compra responsable con nuestro entorno natural.

sostenibilidad

En cuanto a las fuentes de información disponibles, sobre las que ya hemos destacado su escasez, 7 de cada 10 encuestados confía en los sellos como garantía de la integridad de las características del producto y del fabricante. Es tal esta confianza que incluso están dispuestos a pagar algo más por artículos con acreditaciones sostenibles que aseguren su carácter ecológico, aunque los precios en general sean desorbitados, como hemos señalado previamente. Sin embargo, otra parte de los consumidores no se fía de estos distintivos, y da más crédito a las recomendaciones del personal de sus tiendas de referencia, o a las de otros usuarios.

Por último, el informe de AECOC Shopperview revela que existen varios elementos comunes dentro de la consideración de todos los usuarios a la hora de catalogar un producto como sostenible. Entre ellos, los más importantes y destacados serían la reducción del consumo de plástico, la utilización de envases reciclables o reutilizables, y los ingredientes seleccionados para su elaboración. Entrando en más detalles, la categoría de alimentos frescos es la que más atención atrae por parte de los consumidores a la hora de hacer una compra sostenible. Como norma general, suelen buscar productos a granel y de proximidad, dejando más de lado los productos envasados y las bebidas, los artículos de cuidado personal y los de droguería y limpieza en general.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir