Tendencias

Un año cargado de retos

Un próspero fin de año para el sector automovilístico

A pesar del crecimiento en el sector, se está experimentando cierta incertidumbre que han despertado dudas entre los compradores

El año que acabamos de dejar atrás ha estado lleno de retos para el sector automovilístico. A pesar de todas las dificultades que este ha tenido que sortear entre los que se encuentran: la puesta en marcha del protocolo de contaminación, la  implantación del distintivo ambiental (que en la Comunidad de Madrid supone el 34% del mercado), la constante subida de los carburantes y la entrada en vigor del test de emisiones WLTP, el sector del automovilismo cierra 2018 con una subida del 7 %, dos puntos mayor de lo que patronales, fabricantes y concesionarios habían previsto.

Este crecimiento en el sector ha sido propiciado por el Plan VEA de ayudas públicas a la compra de vehículos alternativos como turismos híbridos impulsados por gas licuado y gas natural comprimido. Estas ayudas ha dado como resultado un crecimiento del 4,6 respecto al año anterior.

A pesar de que estas cifras albergan un resultado positivo para el sector, los expertos están muy pendiente de la evolución del comercio, después de cuatro meses en la caída. Por primera vez desde 2012 se han registrado unas ventas que están por debajo de las 100.000 unidades.

Las patronales advierten de que se están ejecutando compras por parte de los clientes a los que se les rompe el vehículo, pero que parte de los consumidores no se deciden por la compra ya que no tienen claro qué características debe de tener el automóvil.

Por el momento son prudentes respecto las previsiones para 2019. Se prevé que los vehículos contaminantes sean penalizados pero, no existe un plan que elimine los vehículos más viejos o en su defecto, los elimine de circulación.

Te recomendamos

A3

FOA

Recopilatorio

Mundial

Compartir