Tendencias

UNA TENDENCIA TRADICIONAL QUE SIGUE ROMPIENDO: PONER NOMBRE DE CIUDAD A LA MARCA

Las empresas suelen utilizar nombres de ciudades para denominar sus marcas. Ahí tenemos los más famosos perfumes franceses, casi siempre seguidos de su “París” así como las aerolíneas de referencia. Es una costumbre que lleva en vigor mucho tiempo y que sigue dando buenos frutos actualmente, tal y como aparece en la revista Actualidad económica.

En España también se sigue ávidamente esta costumbre. Un ejemplo muy visible es el de la marca de automóviles Seat, que siempre incluye un modelo que tenga nombre de ciudad española (Ibiza, Córdoba), o las camisas de Custo Dalmau, que ya no podrían aparecer sin el conocido Custo BCN (por Barcelona).

Según Jaime Martín, director de Estrategia y Valoración de Interbrand, consultora especializada en construcción de marcas, “el recurso de utilizar nombres de ciudades en las marcas es bastante antiguo, eso sí, el producto debe de estar a la altura de la ciudad para sacar rendimiento de su nombre”.

De hecho, sigue utilizándose para futuros proyectos como el de Estrella Damm, que pretende multiplicar sus beneficios asociando su cerveza a la ciudad de Barcelona, que, según la cervecera “es una ciudad aspiracional“, que, además, tiene imagen de ciudad cosmopolita en el extranjero.

También CR Aeropuertos ha decidido cambiar el nombre del Aeropuerto Don Quijote, que comenzará a funcionar en 2008, al de Madrid-Sur Ciudad Real. Es un riesgo porque quien no conozca la ciudad se pensará que ha aterrizado realmente en la capital española, pero que para los creadores no es más que un modo de darse a conocer.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir