Tendencias

Usar internet está comenzando a dejar una huella medioambiental preocupante

presaUna investigación del Imperial College de Londres ha revelado que según su estudio de en el que relacionan el uso de agua con el de internet, podríamos estar gastando hasta 200 litros de agua en la descarga de un solo GB.

El simple gesto de echar un ojo a las redes sociales, ver un vídeo de Youtube o haciendo una búsqueda rápida en Google se gasta agua. ¿Se han vuelto locos?

Parece ser que no. Al hacer esos chequeos en internet, se recibe información de un centro de procesamiento de datos de alguna parte del mundo. Las que más datos mueven se sitúan en Centroamérica, y por ende, dejan una huella hídrica que comienza a ser preocupante.

En 2015, en EEUU el gasto promedio de los smartphones alcanzó los 3,7 GB, según cuenta Ericsson, notablemente mayor a la cifra de Europa occidental, que fue 1,9 GB por persona.

Facebook abrió en 2013 un centro de computación en Lulea (al norte de Suecia), cerca del círculo polar ártico, debido a que las frías temperaturas del ártico proporcionan un enfriamiento natural. La opción que el estudio pone de relieve para frenar este impacto medioambiental no es otro que mantener refrigerados los centros de datos.

La idea es que el agua que rodea la instalación permite mantener el centro refrigerado, en lugar de necesitar energía para generar aire acondicionado u otros mecanismos de enfriamiento alternativos.

La empresa de energía Green Mountain dice que utiliza agua de un fiordo de los alrededores con una temperatura constante de 8 grados centígrados para mantener su planta refrigerada sin energía adicional.

"Es muy poco probable que cambie el comportamiento del consumidor; lo que hay que cambiar es el comportamiento de quienes gestionan los centros de datos", sostiene el especialista en tecnología Bill Thompson."Yo tampoco me veo a mí mismo evitando ver vídeos por internet por el consumo de agua. Pero sí eligiendo un sistema que sea consciente del daño ambiental", agrega.

"Facebook, Apple, Microsoft y Google hicieron mejoras considerables respecto a su huella hídrica", dice Kaveh Madani, del Centro de Política Medioambiental del Imperial College. "Están invirtiendo en ese área porque comprenden los problemas de disponibilidad de agua".

Ecologistas de todo el mundo admiten que han comenzado a moverse, y premian su iniciativa, pero les gustaría que utilizaran más energía renovable y que fueran más transparentes.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir