líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Ver "Mad Men" ayuda a mejorar nuestra inteligencia emocional

madmen¿Se considera capaz de identificar y entender las emociones y pensamientos de las personas que están a su alrededor con sólo mirar a sus ojos? Tradicionalmente se ha afirmado que la empatía es una cualidad innata, un don con el que se nace y que no puede potenciarse.

Sin embargo, varios informes publicados en los últimos años han rechazado esta hipótesis. En 2013, el estudio «La teoría de la mente» demostró que las ficciones literarias mejoraban significativamente nuestra capacidad de interpretación de los estados mentales y emocionales de las personas que nos rodean.

Las conclusiones del informe motivaron a Jessica Black y Jennifer Barnes, dos psicólogas de la Universidad de Oklahoma, a realizar la misma investigación en el medio audiovisual, cambiando la literatura por las series de televisión de calidad para comprobar si este tipo de contenido tiene los mismos efectos beneficiosos en nuestra mente.

Si se considera un auténtico ‘seriéfilo’ puede estar tranquilo, ya que los resultados de este estudio demuestran que esta particular adicción puede ayudar al telespectador a mejorar su capacidad empática.

mad-men-cast

«La narrativa audiovisual, así como la narrativa literaria, pueden potenciar el entendimiento de las emociones y pensamientos de otras personas», afirman Black y Barnes.

En la investigación participaron varias decenas de voluntarios, que visualizaron aleatoriamente documentales o series de televisión, en concreto las galardonadas Mad Men y West Wing en el primer estudio y The Good Wife y Lost en el segundo.

«Las ficciones televisivas obligan a sus espectadores a atar cabos para poder seguir la trama correctamente, ya que los guiones y personajes de las series de calidad son complejos» aseguran las psicólogas.

Posteriormente, los espectadores se sometían al test de “leer la mente a través de los ojos”, mediante el cual se les mostraban 36 imágenes de ojos y se les pedía a continuación que determinasen si las personas detrás de esas miradas eran celosas, presas de pánico, arrogantes u odiosas.
Los voluntarios que habían visto series fueron mejores en el test que los del grupo de control que no había visto nada, mientras que los resultados de aquellos voluntarios que habían estado viendo documentales fueron prácticamente idénticos a los de las series. Es más, los resultados fueron «casi idénticos» a los registrados en la investigación de 2013.

Parece que tanto los libros como las series y documentales nos pueden ayudar a entender las emociones de sus personales, algo que podemos extrapolar después a la vida real.

El estudio aún deja varios interrogantes sin respuesta, ya que no se ha demostrado si la comedia o los dramas como Juego de Tronos ofrecen los mismos resultados beneficiosos. No obstante, los resultados del informe son una buena excusa para seguir viendo series y, de paso, potenciar nuestra inteligencia emocional.

 

Da igual el tamaño: todas las marcas se quieren subir al carro de la programáticaAnteriorSigueinteTecnología, datos y contenido, claves en la diferenciación de las agencias, según M.Sorrell

Noticias recomendadas