Tendencias

El Supremo abre la puerta a miles de adjudicaciones de licencias VTC

Victoria legal de Uber y Cabify contra un sector del taxi que no da la batalla por perdida

Victoria legal de Uber y Cabify contra un sector del taxi que no da la batalla por perdidaEl pasado miércoles 15 de noviembre el Tribunal Supremo anunciaba su decisión de conceder 80 licencias de vehículos con conductor (VTC) que fueron denegadas en 2014 por la Comunidad de Madrid. Este tipo de licencias son utilizadas por plataformas como Cabify y Uber. Algo que no ha sentado nada bien al sector del taxi que llama a la movilización.

Aunque la cifra pueda parecer escasa y muchos puedan pensar que no tendrá una repercusión significativa en el sector del taxi, lo cierto es que ha sentado jurisprudencia. Esto quiere decir que se deja la puerta abierta a la posible concesión de alrededor de 10.000 licencias más de este tipo durante los próximos meses que, hasta este momento, se encontraban paralizadas.

El Tribunal Supremo parece que no ha tenido dudas a la hora de tomar su decisión. Ha dejado claro que, hasta el 20 de noviembre de 2015 no existía una legislación concreta a través de la que poder justificar la denegación o anulación de estos permisos.

Razón por la que el Tribunal Supremo no ha encontrado ningún mecanismo legal para anular la solicitud de licencias que se produjeron entre el julio de 2013 y noviembre de 2015. Los recursos de anulación presentados contra estos permisos carecen de base jurídica según el Tribunal.

Vamos a montar una puta caravana a Madrid, 7.000 personas desde Barcelona. La gente está muy desesperada, no nos pueden quitar así nuestra forma de vida. Va a haber suicidios. Va a haber violencia”, explica en declaraciones concedidas a El Confidencial Alberto “Tito” Álvarez, representante de la asociación Élite Taxi.

El periodo de tiempo citado resulta de vital importancia para comprender mejor el punto al que hemos llegado. La presión ejercida por el sector del taxi en julio de 2013 conseguía que el Gobierno modificase la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT).

Dicha modificación permitió fijar una nueva limitación: la concesión de una nueva licencia VTC por cada 30 taxis. La aplicación de la modificación no se produjo hasta el mes de noviembre de 2015 con la entrada en vigor de la denominada como Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (ROTT).

Esta situación se ha traducido en un limbo legal que muchas empresas no desperdiciaron. Estas solicitaron licencias VTC que luego fueron denegadas por los Tribunales de Justicia de cada Comunidad Autónoma. La última decisión era tomada por el Tribunal Supremo y este, con su decisión, ha sentado la nueva jurisprudencia tal y como apuntan en El Confidencial.

“Es un antes y un después, un cambio a peor. Lo de que se cumpla la ley, la relación de una VTC por cada 30 taxis, es ya casi imposible. Ahora en Madrid estamos en un ratio de 1-4. En toda España en 1-7”, declara en la citada cabecera el presidente de la Asociación Plataforma Caracol (defensora del sector del taxi), Nacho Jiménez.

“Si no se les puede retirar las licencias, porque el Supremo las está aprobando, vamos a pedir que se regule su actividad, como a nosotros: que no puedan estar las 24 horas del día trabajando, que tengan que salir de una base, que no puedan trabajar el 20% del tiempo fuera de la CCAA… La administración nos ha metido en este problema, ellos nos tienen que sacar”, añade Jiménez.

De acuerdo a los últimos datos ofrecidos por el Ministerio de Fomento (2 de noviembre de 2017), a nivel estatal existen 64.429 licencias de taxi. Un número que se sitúa en 6.421 en el caso de las licencias VTC.

Estas cifras se traducen en un vehículo de alquiler con conductor por cada 10 taxis. Una situación que se torna negativa en las metrópolis. Si ponemos el foco en grandes ciudades como Madrid el número de licencias de taxi es de 15.383 frente a las 2.522 VTC. Es decir, un coche de Uber o Cabify por cada seis taxis.

La decisión del Tribunal Supremo ha sentado jurisprudencia. El camino que se inicia ahora es incierto y el sector del taxi, marcado por la rabia y la impotencia, ha dejado claro que no va a quedarse quieto. Pocos son en esta profesión los que confían en una solución que pase por la liberación del sector.

Ahora el foco está puesto en el próximo 29 de noviembre. Fecha en la que los taxistas se echaran a la calle para hacer oír sus voces y valer sus derechos. “Lo que pase es día será incontrolable”, advierte Jiménez”.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir