Tendencias

Waymo dice adiós a su coche autónomo Firefly

Waymo ha decidido abandonar el proyecto de su coche autónomo conocido como Firefly, para centrarse en modernizar la tecnología de sus vehículos tradicionales.

El modelo Firefly nació en 2014 y supuso una auténtica revolución en la industria de coches autónomos.

Este coche autónomo carecía de volantes, pedales y conductor. Además, su inconfundible forma de huevo le otorgaba un aspecto adorable y optimizaba el espacio en su interior.

La compañía quiere poner el foco en mejorar la tecnología de sus vehículos tradicionales como las furgonetas Chrysler Pacifica. Waymo utiliza estas furgonetas para fomentar su servicio de taxis autónomos, que cuenta con medio millar de coches.

Jaime Waydo, ingeniero de sistemas de Waymo, y YooJung Ahn, jefe de diseño industrial, explican en el blog de la compañía que las Pacifica contarán con la última generación de radares, el sistema láser de detección y una plataforma de inteligencia artificial completamente renovada.

"Firefly fue concebido como una plataforma para experimentar y aprender, no para producirlo en masa", han recalcado los directivos de Waymo.

Desde la empresa afirman que el desarrollo del coche autónomo durante estos años ha servido para lograr una gran cantidad de conocimiento.

El primer viaje autónomo del mundo sin ningún respaldo humano fue en un Firefly. Por primera vez en 2015 un ciego pudo "conducir" por las calles de Austin.

Sin duda, Firefly ha hecho historia, marcando un antes y un después en la industria de los coches autónomos.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir