¡QUEDAN CINCO MINUTOS PARA REORIENTAROS, AGENCIAS!

Estimado Javier:

Justo acabo de leer en tu carta la sección encabezada bajo este subtÍtulo, cuando he dado un salto en mi puesto de trabajo. ¿Acaso había alguien con una cámara oculta observando los sufrimientos y penurias de mi día a día?.

Enhorabuena por poner el dedo en la llaga. Qué gran resumen del panorama bajo el que actualmente vivimos sometidos muchas compañías. Y lo peor es que nadie –o casi nadie- queda a salvo de sufrir algún día este escenario.

Liderados bajo el yugo espiritual de las tan temidas "capital-riesgo", cada día es mas frecuente la irrupción repentina de una nueva cabeza pensante, un nuevo "massa" que con una mano enseña lascivamente un fajo de billetes mientras con la otra aprieta las riendas de la maquinaria comercial, como diciendo: "¿Habéis visto esto? ¡¡Puedes quiero muchos mas iguales!!! ¡¡Y los quiero ya!! Y desde ese momento, marketing está muerto.

Me aterroriza de qué manera estos evangelizadores entran en compañías con una cultura y filosofía de empresa consolidada y asentada y revientan las normas más elementales de relaciones interdepartamentales y de construcción de marcas. Como una manada de elefantes ebrios en la más fina tienda de cristalería de bohemia. ¿Dónde queda la filosofía de marketing? ¿Dónde la construcción de marcas? ¿Qué va a pasar pasado mañana? No importa. No es profitable.

Esta semana leía -con cierta vana esperanza- la sublevación de las grandes figuras de EMI ante la aparición repentina de un nuevo capo con excesivo interés por el beneficio bruto y que planteaba un despido masivo de hasta 2.000 empleados. Lejos de dejarme engañar por un utópico movimiento en pos de la defensa de la dignidad de una empresa emblemática, sí es cierto que este plante supone un primer caso en el que los "empleados" de una gran compañía le plantan cara al "profit por el profit". Seguro que movidos bajo el nada bucólico interés en seguir manteniendo sus bolsillos llenos, en todo caso la actitud de las estrellas de EMI si que debería servir de ejemplo a seguir en más de una empresa.

Y llegados a este punto, la nueva visión de empresa es: la mejor manera de construir una marca es vendiendo una unidad mas. No es la verbalización de un temor inconfesable; se lo he oído decir a un alto dirigente de una gran compañía sodomizada por una capital-riesgo.

Lo peor de todo, lo más frustrante, es la confirmación del liderazgo absoluto y aplastante de los equipos comerciales, bajo la premisa de que el cliente es nuestro mejor activo. O el único. Antes, algunos pensábamos que Ventas solo reportaba a Dios, cuál valientes legionarios. No nos engañemos. Hoy por hoy, hasta Dios reporta a Ventas. La dictadura del sales fólder.

No quiero despedirme sin citar una frase del gran Dilbert que, como tantas otras, se me quedó grabada a fuego:

>.

Hoy en día, no tengo muy claro quien interactúa con quien.

Saludos,

Víctor Guerra
Brand Manager DYC - Maxxium Spain

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir