CRÍTICA A BEIGBEDER

Estimados Usuarios,

Algo me dice que la publicidad es una herramienta bastante limitada, que la publicidad es una servidumbre al servicio del marketing. Desde ya que el marketing es más importante que la publicidad, el llamado brief, ya tiene todo y en ese pequeño libreto la agencia desplaza su creatividad, yo hablaría de marketing responsable no de publicidad responsable o de empresario responsable (o acaso el empresario no sabe que su gilipollez no sirve para adelgazar). El publicista es nada en este escenario, incluso no tiene formación profesional para incrementar las ventas, eso lo hace el marketing, salvo que como Beigbeder creamos que los publicistas son magos manipuladores.

La cosa es tan compleja y profunda, que no es tan fácil descubrirla, porque tampoco es el marketing, debemos seguir con la peladura de la cebolla, ir a lo social, al poder, a los controles sociales; de última publicidad en su sentido tradicional la hacen las grandes empresas, el resto el 99% no tienen nada que ver con esos manuales de autoayuda donde nos habla de un publicista que maneja la Coca-Cola o L´oreal, es decir, un escenario que no tiene nada que ver con las empresas del barrio donde hacemos la publicidad o el marketing.

Yo creo que Beigbeder es un nene de papá, un enfant terrible. Ojo, acepto muchas de sus críticas, pero allí se queda, no da la vuelta de tuerca, además como buen tipo de clase media- alta, desprecia el trabajo, los bienes y esta sociedad es más astuta que todos los publicistas juntos, por una sencilla razón, le cuesta sangre, sudor y lágrimas juntar un céntimo. Además ya su sueldo está tomado por las hipotecas, impuestos, vestir a sus hijos colegio, en fin la base de la maslow. Se termina cuestionando lo transaccional de esta sociedad, pero ¿Acaso hay otra opción?, el bien por bien, funciona aceitadamente desde hace 10.ooo años mucho antes que adan Smith o kotler, el cristianismo viene a distorsionar la cosa con eso del amor, pero como dice calamaro; no de puede vivir del amor.

Un saludo,

Anónimo

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir