Gracias, Sr. Kotler, por ponerlo por escrito

Apreciado Javier,

Supongo que debes recibir cientos de e-mails (miles?). No pretendo que contestes éste. De hecho, en el fondo, tampoco estoy muy seguro de que encuentres tiempo para abrirlo y leerlo…pero da igual, me quedo tranquilo sólo con escribirlo.

Soy seguidor habitual de tus artículos y de la página en general. Hoy, al leer tu reseña sobre el nuevo libro de Kotler (un compañero de universidad le llama “DJ Kotler”, por su habilidad en “marcar el ritmo” del marketing “de verdad” y hacer que todos “bailemos” con él), me ha invadido una alegría enorme, porque hoy, precisamente hoy, he explicado (o lo he intentado, por lo menos) a mis alumnos de “Marketing Turístico” del Centro de Estudios Técnicos y Turísticos –CETT- de la Universidad de Barcelona, la importancia creciente del “marketing emocional-espiritual” (no confundir con “religioso”, por favor!!) y las posibilidades de desarrollo que entraña en sí mismo, y que considero que van mucho más allá de la actividad estrictamente comercial, ya que se adentran directamente en lo social. Creo que estamos siendo partícipes (conscientes o no) de un nuevo paradigma, que vendrá de la mano de todos aquellos que nos dedicamos a “ver, oler, oír, tocar y gustar” lo que sucede a nuestro alrededor con la mente abierta y ávida de conocimiento, y no de los que nos dicen qué debemos “ver, oler, oír, tocar y gustar”. En este sentido, me gusta mucho el punto de transgresión de tus artículos, lo comparto y me uno a su ideario. Ahora bien, si se acepta una crítica constructiva: no hace falta citar tantas veces y de forma tan odiosamente comparativa a “los tradicionales” (los otros) y los “nuevos” (nosotros), porque en todo caso, su quehacer se verá premiado o castigado por “las personas”, no por los clientes, ni por los consumidores. Deja que cada cual encuentre su camino, y si el de alguno de “los otros” es poner piedras en el tuyo, sortéalas, déjalas atrás y sigue escribiendo sobre hechos, visitas, novedades, encuentros, etc., porque en definitiva, no nos engañemos, a tus lectores no nos interesa tanto la cortedad de miras de algún elemento del sector, sino cómo lo podéis llegar a hacer de bien vosotros. Seamos positivos, y utilicemos los caracteres, píxeles, espacio, morfemas y lexemas para sumar y multiplicar…ya se encargará la vida de restar y de dividir.

(Por cierto, la explicación a la que me refería hoy en clase venía a cuento de la visualización de la última campaña de Campofrío: “Campofrío y los 4 sentidos” –www.campofrioylos4sentidos.com-, que se estrena oficialmente hoy en su web y su cortometraje mañana en cines. Vale la pena. Ten un kleenex a mano, por cierto…)

Un abrazo.

jordi blanch

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir