¡Despierta! Tu CEO no salvará a tu agencia (¡ni a ti!)

Buena reflexión de verano 2012 la de este texto en el blog de Ralf Schwartz sobre los CEOs de las agencias de publicidad, que mis contactos de fuera me pasan vía Twitter a @jpiedrahita. Lea conmigo:

"Tu agencia de publicidad (network) es una cárcel administrativa, no un espacio de libertad creadora. Y tu CEO es el director de esta institución que encarcela tus pensamientos en celdas de Excel. A él le da igual quién está preso en qué celda, siempre que sus cuentas salgan, pues en esto no puede permitirse variables, improbabilidades, inexactitudes.

Él apuesta por lo calculable. No ha aprendido otra cosa. Y otra cosa no vas a aprender jamás de él. Tú eres la ruedecilla en su reloj, la llanta en su nuevo coche de empresa. Eres un Don Nadie. Ni siquiera eres una idea. No existes.

Los más listos de tus clientes ya se han ido. ¿A qué esperas tú? ¿Acaso eres más tonto que tus clientes más listos? Enciéndelo de nuevo, tu sentido común, que entregaste en tu primer día en recepción y al que cae el polvo en el sótano, aparcado tristemente tras la creatividad, la multiplicidad y la innovación.

¿Eres más tonto que tu CEO que ya ni sabe hacia dónde ir en esta crisis de todo? Los más listos de tus clientes no contratarían en sus empresas a tu dirección de agencia ni por todos los descuentos de este mundo. ¿No te dice algo? Tu CEO, tu director general, estos pueden aguantar. Lo hacen desde hace años. Estos cambian antes a todo el equipo en tres ocasiones que verse en la calle.

Que no. Que tu CEO no podrá salvar a tu agencia en estos durísimos tiempos. ¡Despierta! Ni puede ni quiere cambiar a la agencia, al sector, al paradigma y llevarlos a nuevos horizontes, al país desconocido "Futuro", tan inmensamente lejos de su mundo conocido, de sus sentidos.

Él mismo es el paradigma, el status quo que toca conservar. Él es aquello de lo que siempre te prevenían tus padres. Tu CEO, mira que tienes mala suerte, es el mundo viejo, el último milenio. Tu CEO es Sancho Panza y molino, todo en uno. Es toda su suerte y su única excusa. Tu CEO, con sus obsoletas y falsas revistas publicitarias en papel couché y de toda la vida sobre su gran mesa. Asociado desde siempre (porque hay que estar) con los que hundieron el festival publicitario El Sol, la AEACP (Asociación Española de Agencias de Publicidad)...

No. A las agencias y a los sectores no les salvan sus CEOs. Son salvados desde fuera. Por el coraje, la amplitud de miras, visiones, pasión y aguante. Salvados por aquellos que se cuestionan los mercados, que trascienden. Salvados por aquellos que sí han entendido la nueva individualidad, la independencia y la impaciencia de las personas y que se adelantan con valor para ir en primera fila. Por el bien y el bienestar de la marca, de la agencia, del propio entorno.

Tu CEO no te podrá salvar. Se tú mismo tu propio CEO. Reúne alrededor tuyo a aquellos que te pueden salvar. Compañeros (de trabajo y debate), clientes y marcas. Cultiva el pensamiento, la intuición, la pasión, que te pueden salvar. Que por las noches te dejan dormir tranquilo y que por las mañanas te sacan de la cama con ganas de comerte el mundo.

Sálvate. Rétate a ti mismo, ya que nadie más lo hace ya. Y tu CEO seguro que es el último en hacerlo" ;-)

Menos llorar y manifestarse en este sector / país de pandereta, que ha perdido el norte y el sentido común y está en una crisis ya demasiado larga y profunda, y más reflexionar y entrar en acción como aquí nos invita de esta forma tan clara y pragmática el amigo Schwartz. ¿A qué espera este duro verano 2012? ¿O va a dejar que llegue septiembre sin salvarse?

Suerte y valentía le desea, una semana más, con o sin largas vacaciones de verano (¿está nuestro sector y país para ello?)

Javier Piedrahita
Director

MarketingDirecto.com
MarketingComunidad.com
Email: [email protected]
Sígueme también en Twitter, Facebook y LinkedIn
Si quieres recibir cómodamente en tu email el newsletter diario y esta editorial semanal, suscríbete aquí.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir