líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Javier Piedrahita CEO & Founder de MarketingDirecto.com

Adblock Plus dará la cara el 20 de octubre en "Enamorando al Consumidor 2015"

foto javier nueva carta 200Ya no queda mucho para que la semana que viene comience un evento que sí intenta tratar sin rodeos los retos actuales del sector, con debates sinceros y de la marca MarketingDirecto.com: «Enamorando al Consumidor», que más que un simple lema en estos tiempos difíciles para las marcas es el mayor reto en el complejo mundo del marketing actual. Y que en su segunda edición organiza nuestra crecida división de eventos. Jornadas de know how, debate, reflexión crítica del sector de la publicidad y el marketing. Van ya 4 años con no menos de 25 eventos celebrados.

Uno de los highlights del próximo 20 de octubre en el emblemático Hotel NH Collection de Madrid (antes Hotel Eurobuilding de la calle Padre Damián) lo van a carta 1protagonizar quienes tanto inquietan al sector de la publicidad digital: desde Colonia en Alemania y en exclusiva para un evento del sector en España traemos a la empresa que desarrolla y distribuye el conocido y temido «software anti publicitario», Adblock Plus (Eyeo, Manuel Caballero, director de Operaciones y Relaciones Públicas). El «terror» de los editores en la red, de Google, de tantos que dependen y apuestan por la publicidad online. Uno de los temas más «calientes» de este 2015 en el que la industria contempla atónita cómo una gran parte de los consumidores se cierran a la publicidad, bloqueándola directamente con los productos de esta empresa de Colonia, el software Adblock Plus, y similares.

Según estimaciones diversas, uno de cada cuatro usuarios tiene ya instalado este software en su ordenador. Mientras que en los EE.UU. sólo son un 15%, en España un 16%, en Alemania ya hablamos de un 25%. Curioso, pero los usuarios alemanes se han convertido en los «campeones mundiales de la renuncia publicitaria». El daño causado es inmenso. Según Adobe y Page Fair, las pérdidas en facturación que producen las personas que no desean ver más publicidad en la web o en el móvil, se estiman en 21.800 millones de dólares. En 2016 subirá por encima de los 40.000 millones. Esta alarmante factura, todo sea dicho, presupone que la industria publicitaria estaría dispuesta a invertir estas increíbles cifras en medios digitales.

Toda la prensa sectorial y muchos blogs marketeros han comenzado a escribir (por fin) sobre el fenómeno. Pero, una vez más en este país, en este sector, nadie responde las preguntas (¿no quieren; miran a otro lado como es habitual?): ¿Qué significa todo esto? ¿Para la publicidad online? ¿Para los anunciantes? ¿Para el contacto con el grupo objetivo? ¿Para el futuro? ¿Para otros medios? Afrontemos las respuestas, como siempre en este espacio y también en debate abierto y muy vivo, en nuestro evento del día 20.

Para el online supone claramente una significante pérdida de alcance/audiencia. Impide a online compensar, vía publicidad en la red, la disminución del alcance de la televisión. Para los anunciantes es un bofetón como nunca se había visto antes. Por primera vez los propios consumidores pueden decidir si desean publicidad o si ésta debe desaparecer. Una cuarta parte se decide espontáneamente en contra. Volver a captarles con publicidad mejor, va a ser difícil o incluso imposible.

Para dirigirse a targets definidos, supone un desastre. Porque son justo los grupos objetivos más atractivos los que dicen adiós a la publicidad, vía adblockers: jóvenes, formados, especialmente los nativos digitales. Las páginas web que tratan temas tecnológicos y online sufren ya un bloqueo por los adblockers de hasta un 80%. Datos, de los que por aquí nadie quiere hablar. Y para un futuro no lejano se pronostica que vía mobile adblocking subirá aún mucho más este fenómeno. Se espera que se dupliquen los «renunciadores publicitarios» en aparatos móviles en un solo año. Podemos dar por perdidos a estos grupos objetivos.carta 2

Aunque igual también habrá ganadores en el sector. Si los medios clásicos fueran listos, aprovecharían la circunstancia. No será muy amable aprovechar el momento y hurgar en la herida que se les abre a los onliners, pero en esto se ha convertido el duro negocio en el que todos luchan a muerte por los euros y dólares publicitarios.

Los medios impresos, por ejemplo, podrían explicar al anunciante, a su agencia de medios y a la creativa, que los grupos objetivos más atractivos, los de mayor poder adquisitivo, los mejor formados y los que crean opinión, incluyendo a los nativos digitales, en la televisión, con tanta programación mediocre, repetitiva, telebasurera, solo los encuentras hoy con lupa. Y que parece que online ofrece para estos targets cada vez una solución publicitaria menos adecuada. Y que el target que todos desean puede estar, posiblemente, en los medios impresos, en la publicidad exterior, etc. Con una potente variedad y profundidad de selección, de la que el online de hoy solo puede soñar.

Hablemos claro de los datos que muchos le ocultan por «incorrección política»: el sector de la publicidad, informa el prestigioso diario «Süddeutsche Zeitung» esta semana, «mueve unos 50.000 millones de dólares anuales con los anuncios en la red». Y ahora agárrese bien: «y eso que uno de cada dos clics no es producido por seres humanos, sino por robots (bots)». Sigo citando al diario: «desde este otoño nada volverá a ser como era, pronostican los expertos. Unos incluso hablan de la lenta muerte de la web. ¿La razón por tanto pesimismo? En la nueva versión de su sistema operativo móvil iOS, Apple ofrece desde fábrica apoyo para los bloqueadores de publicidad. Con que cada usuario de un iPhone comience a bloquear de forma automática la publicidad, podemos hablar de cierto cambio estructural. La publicidad es la gasolina que hace que la red funcione. Un negocio con una facturación anual de 50.000 millones de dólares.

carta 3Apenas existe un sector que pueda esperar menos compasión por parte del usuario, que los anunciantes del online. Y eso que lo tienen complicado. Porque como se está viendo, prosigue «Süddeutsche Zeitung», «gran parte de su negocio está basado en mentiras. Y con esto no se refiere uno a los mensajes publicitarios. Se trata del hecho de que cada vez menos publicidad es vista por personas reales. Y sí por ordenadores secuestrados, es decir software que mira la publicidad. Estimaciones hablan de que los clics y visitas falsas se encuentran entre un tercio y la mitad de todos los anuncios jamás clickeados. Lo que significa que hasta un 50% de los 48.000 millones se gastan en balde.

Todo aquel que lanza una nueva web necesita de visitas. Para que así las agencias le compren inventario publicitario. Puedes confiar en que la máquina buscadora ya te traiga suficientes visitas, o puedes confiar en los así llamados Traffic-Boxer. Estos le venden a estos engañabobos, propietarios de webs (tenemos algún competidor por allí del que estamos casi seguro que participa en este fraude; pruebas a esta redacción son bienvenidas), por poquísimos cents cierto público que hace clic en su publicidad, noticias, vídeos. Y resulta ahora que ese público se basa en bots, programas informáticos, que por su cuenta realizan labores monótonas.

No son solo listillos estafadores los que se aprovechan de un sistema tan absurdo. Según un estudio presentado por la Universidad Juan Carlos III de Madrid, incluso Google y su vídeo plataforma YouTube están en esto», comentan desde «Süddeutsche Zeitung». «Clics en vídeos que han sido reconocidos como falsos se incluyen en la facturación del precio publicitario.

¿Pero de dónde viene realmente el tráfico automatizado? De ordenadores infectados por hordas de virus que en el fondo hacen funcionar un navegador virtual que no hace otra cosa que hacer clic en anuncios. Y el propietario del ordenador infectado ni se entera. El cibercriminal de hoy deja clickear.

carta4No sorprende el gran negocio en el que se ha convertido el registro de más y más dominios nuevos para llenar estos con textos e imágenes robadas (como vemos nos sucede a este medio en casos comprobados en Argentina y Venezuela) y que solo existen para generar muchos clics y con ellos ingresos publicitarios fraudulentos.»

¡Sector, players, asociaciones, despertad ya! Entrad en acción.

También por todo esto es tan importante venir el día 20 de octubre al evento «Enamorando al Consumidor» donde le hablarán responsables de marcas y agencias como L’Oréal, Hawkers, Iberia, Alain Afflelou, Disneymedia+, Tribal Worldwide, Maxus o Hello Media Group. Inscríbase ya aquí para no perder su silla en el NH Collection Madrid. Allí le espero personalmente para proseguir también este muy necesario debate, que no podemos seguir callando en el sector si queremos realmente atraer al consumidor (online y offline), y ¡no dejarnos defraudar por nadie!

¡Nos vemos en pocos días!

Javier Piedrahita
Fundador – Director

MarketingDirecto.com
javier@marketingdirecto.com
Javier Piedrahita en Twitter, Facebook y LinkedIn
Si quieres recibir cómodamente en tu email el newsletter diario y esta editorial semanal, suscríbete aquí.

El equilibrio entre on y off debe existir en toda planificación de medios - Juan de GuindosAnteriorSigueinteUn tsunami llamado compra programática - José Miguel Lázaro

Noticias recomendadas