líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Javier Piedrahita CEO & Founder de MarketingDirecto.com

Pero entonces, ¿amamos u odiamos a la publicidad?

Enamorando al consumidor

Llega diciembre y con ello nuestro gran evento final: Enamorando al Consumidor. Vaya año nada fácil, este que va llegando a su final. Para las marcas, la publicidad, los ciudadanos y el planeta en general.

En MarketingDirecto.com lo despedimos una vez más con un congreso en el que contamos con los representantes de un sinfín de marcas bien conocidas que buscan, como seguro también usted, «enamorar al consumidor». Y que, en muchos casos junto a sus agencias y proveedores, nos contarán sus estrategias, best cases, maneras de conseguirlo. También en dinámicas mesas redondas, y con preguntas periodísticas que normalmente no presenciamos en demasiados congresos, tan enfocados a autopremiarse nonstop. Sea por la falta de periodistas del sector en sus rondas de preguntas, por no darle voz al público, por esa exagerada manía de ofrecerse premios del propio sector a sí mismo, y otras exageraciones que en nuestros eventos son un completo NO GO.

Si es usted (junto a una mayoría del sector publicitario) lector preferente del medio más leído (según datos del medidor online escogido por el sector para certificar las audiencias reales, GfK, y no las que inflan algunos en sus media kits) también será visitante preferente de nuestro evento este miércoles 30.11 en los cines Cinesa Méndez Alvaro (Madrid). Resérvese antes de irse de puente y de unas merecidas fiestas navideñas esa fecha y su cómoda butaca (con descuento especial para todos mis lectores de esta editorial, en este link y con este código: JAVIERENAMORA).

Aquí le muestro el programa, los horarios, los ponentes y las mesas redondas. Y aquí el vídeo de la edición 2021 del evento.

Programa Enamorando al Consumidor

¿Por qué es tan importante asistir este miércoles? ¿Quizás porque su mensaje publicitario de hoy sea nuevamente uno entre muchos miles que intentan llegar, convencer, animar y hasta enamorar a su público objetivo? ¿Y porque usted anunciante, su agencia o tech provider, esperan que cada una de las personas objetivas se fije y escuche atentamente a su mensaje comercial? Algo que, usted lo sabe, no suele pasar tanto. Seamos honestos: solo los publicitarios nos fijamos como nadie en la publicidad.

Analizando las decisiones pro marcas y la disponibilidad mental llegamos a la rápida conclusión de «la agonía de la elección»: nunca antes las personas tenían que tomar tantas decisiones como hoy. Y no lo hacen. Prefieren dejarle ese trabajo a la intuición y el subconsciente. Sentados quizás en el sofá, sin un aparente aprecio hacia la publicidad, pero aguantando interrupciones publicitarias de 10 minutos. Algo que hacen cada vez menos. Los consumidores de hoy ya no miran con tanta facilidad la publicidad que se les sirve.

Por algo la tesis de la disponibilidad mental. Si la propia marca en el momento decisivo no está ahí o queda relegada por los competidores, no habrá compra. Razón por la que debemos encontrar nuevos caminos, también y sobre todo en publicidad digital, para que la marca esté disponible mentalmente. Por ejemplo, utilizando exclusivamente para la propia marca el interés en categorías de productos completas. Choice Driven Advertising, que se asimila al nuevo comportamiento de uso del usuario en los medios online. 

Claro que queremos «enamorar» con nuestra publicidad. Y claro que desde siempre hemos sido ruidosos con la publicidad. Y no es que lo seamos ahora más, a pesar de la abundante publicidad que especialmente nos «invade» desde el mundo online. El problema es que hemos ido hacia una publicidad peor (aunque los de la «premios inflación» quieran hacernos creer lo contrario). No existe remedio contra la publicidad mala, esa que enerva y «desenamora» en instantes al consumidor. Siempre existió, siempre existirá.

Especialmente la publicidad digital con sus mensajes alcanza en muchas ocasiones al usuario en el lugar y momento inadecuados. Con innumerables formatos que ni siquiera pueden cerrarse. Restándole al consumidor ese derecho de pausar un poco. Cuando la receta para una publicidad efectiva es la excelencia creativa. Pero en demasiadas ocasiones se hace «simplemente algo».

Enamorando al Consumidor 2021

Quizás no tengamos el derecho a reivindicar, ni siquiera en un evento denominado justamente Enamorando al Consumidor, el que se ame nuestra publicidad. Con que no moleste, estaría bien. Pero sí es importante que con debates honestos (sin más premios ni tanto «mira ombliguismo» como sucede semana a semana en eventos y festivales que toca cubrir como informadores) logremos entre todos que se acepte la publicidad. Porque es la publicidad la que financia la democracia a través de una gran diversidad de medios, opiniones e informaciones, y la que posibilita. Y no debe irse toda a plataformas norteamericanas (o chinas). 

¿Y cómo logras ser una love brand como las vemos en rankings aquí publicados con marcas como L’Oréal, LEGO, Nutella de Ferrero, etc.? Un estatus que se alcanza en décadas, hasta el día de hoy, a través de la publicidad. Por suerte son cada vez más los marketinianos que reconocen lo importante que es el amor a la marca. Cuanto más queridas son las marcas, más rápido crecen. Cuanto más confían en ellas los clientes, más cercanía y fidelidad surgen. Y esto se nota en la facturación. Un 86% de las personas encuestadas dan más dinero por una marca que aprecian

¿Será que el problema es más complejo y se aman las marcas pero no su publicidad? Es un hecho que las personas quieren a sus marcas, si no, no las comprarían. Pero también para la efectividad de la publicidad es de gran importancia que se la quiera. De lo contrario, ver una y otra vez sus anuncios crearía daños que finalmente se notarían en su facturación. Por otra parte, parece bien posible amar a Nocilla o Nutella a pesar de su publicidad…

¿O estamos llevando las cosas a un extremo, suponiendo que las personas que aceptan la publicidad automáticamente la quieren? ¿Convirtiendo un sencillo querer en la gran palabra amar? Quizás esto nos acerque más al asunto. Las personas admiten mejor la publicidad de marcas que quieren y que compran. Y en ocasiones celebran y se divierten con publicidad que entretiene.

La publicidad es una parte imprescindible de nuestra economía, y más aún, de nuestra cultura. Con o sin amor hacia ella.

Debatamos mañana miércoles 30 sobre ello. Usted, los ponentes (marcas y agencias) y yo. ¡No te quedes sin tu entrada!

Le espero.

Hasta entonces,

Feliz martes

Javier Piedrahita
CEO & Founder
MarketingDirecto.com
javier@marketingdirecto.com
Javier Piedrahita en TwitterLinkedIn

Si quieres recibir cómodamente en tu email el newsletter diario y este editorial semanal, suscríbete aquí.

 

La Navidad ya está aquí: "mamá, cuenta conmigo"AnteriorSigueinte¿Cómo enamora Starcom al Consumidor?

Contenido patrocinado