11S, el fin del control de los medios

Los teléfonos móviles bullían. Pero todos apuntaban a la televisión y a las imágenes de la tragedia en las Torres Gemelas. Las redes sociales no existían y la etiqueta periodista ciudadanoaún no se había acuñado. Diez años después, los medios han cambiado para siempre, hundidos en una crisis que ya se anunciaba, y el público ha tomado al asalto la información. El 11S fue el último gran acontecimiento monopolio de la televisión y los diarios. Con las Torres Gemelas cayó también el control de la información por los medios. CNN empezó a competir con Al Yazira y los usuarios se lanzaron a los blogs y a las redes sociales.

El impacto de los aviones contra el World Trade Center capturó la mirada de todo el mundo. Los telediarios y las noticias en directo batieron récords. Internet, por primera vez una fuente informativa masiva, se cayó. Las webs de los grandes medios reventaron, todavía no preparadas para la avidez de esos telespectadores que por primera vez se conectaban en masa a la red para buscar más información.

Desde los aviones secuestrados y desde el interior de las Torres, los móviles contaban la tragedia de las víctimas. Los testimonios fueron cuidadosamente editados por los medios, como las imágenes más impactantes.

Los telediarios batieron récords de audiencia y duración. Los diarios españoles aumentaron una media de un 20% su difusión. Segúnuna encuesta del CIS, el 97% de los españoles siguió el ataque terrorista por televisión, 48% se informaron en los diarios y menos de un 7% se conectó a internet para seguir la tragedia. Diez años después, la televisión volvió a ser la primera fuente informativa para los norteamericanos de la muerte de Bin Laden, el instigador del 11S. Pero internet se aupó al segundo puesto, por encima de los diarios, derrotados incluso por las redes sociales entre los jóvenes el día que la muerte del terrorista más buscado se supo antes en Twitterque por los medios convencionales.

Las portadas del 11S de los grandes diarios se convirtieron en objeto de coleccionistas o en un monumento a la memoria de las víctimas. Fue la última vez. Desde entonces los medios participativos, los blogs y las redes sociales, han cambiado la forma de acceder y compartir la información.

Los blogs, todavía en su infancia, fueron los primeros en sentir el impacto del 11S al contar la invasión de Irak y enfrentar a sus partidarios con los opositores a la guerra contra el terror de George W. Bush. Las crónicas del sufrimiento cotidiano de Salam Pax desde Irak cautivaron a lectores de todo el mundo desde diciembre de 2002. Los medios comenzaron a usarlos como un nuevo género y la blogosfera tomó la política.

Las bombas del 11M en Madrid mostraron la irrupción de la tecnología en la movilización política. Los SMS, los correos electrónicos y los blogs sirvieron para movilizar a parte de la opinión pública y para cuestionar la información oficial. Al año siguiente,los atentados del 7J en Londres fueron la eclosión de los medios sociales y los testimonios de víctimas y ciudadanos inundaron la red social. Los medios se volcaron en un nuevo espacio público donde su presencia empezaba a ser tan importante como la difusión y la audiencia tradicional.

La movilización del 15M o las revoluciones árabes, pero también las campañas de marketing y publicidad que buscan a los usuarios y su participación para promocionar marcas y productos son el retrato de diez años que han cambiado los medios tanto como el propio mundo.

La información ya no es patrimonio de los periodistas. Para los medios el gran desafío es cómo sobrevivir en un nuevo ecosistema de saturación informativa. Para el público, cómo seguir encontrando información creíble y de calidad, y cómo desarrollar nuevos criterios para ordenar el incesante flujo social y la información en tiempo real.

Vía Estrella Digital

Juan Varela

http://www.periodistas21.com
Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir