Alberto Mestre Director de American Express Meetings & Events España

Be, mobile, my friend

mobileLa batalla vuelve a ser nuestra: nadie lo usa más que nosotros. Según los últimos estudios sobre uso de dispositivos móviles, España sigue consolidando en Europa su liderazgo en el mercado del smartphone. El número de usuarios de banca móvil sigue in crescendo; las cifras de mobile-commerce, aunque de forma más pausada, continúan dando pasos firmes; y el uso del móvil como forma de pago, algo que parecía tan lejano tan sólo hace unos años, también crece.

Ante tanta evidencia no nos queda otra que pedirle prestada a Bruce Lee la que es probablemente su frase más célebre y adaptarla al entorno, para entonar eso de ‘Be, mobile, my friend’.

Y en el sector eventos, donde también creamos historias, conceptos y donde “mimamos” tanto el marketing de contenidos, no íbamos a ser menos. Entre historias, experiencias, conceptos, claims y demás también le ponemos “ojitos” a los datos. En este sentido, seguimos muy de cerca aquellos que tienen que ver con una herramienta que nos ayuda, de forma muy significativa, a “darle vida” a los eventos antes, durante y después de los mismos: las apps móviles.

Y es que, según los estudios que siguen de cerca la penetración del uso del smartphone, nos encontramos con otra conclusión aplastante: las apps son la forma favorita para conectarse desde los dispositivos móviles, ya que gran parte del tiempo de conexión a Internet desde el smartphone por parte del usuario se destina al uso de este tipo de aplicaciones.

Pero, más allá del dato, ¿qué aportan las apps en el sector eventos?

En primer lugar, hemos de hablar de la “vida útil” de nuestro producto, que en este caso será nuestro evento. El hecho de contar con una app ad hoc a nuestro evento permite alargar la vida del mismo y establecer con los asistentes vías de comunicación antes, durante y después. Así, generamos contenidos más allá de su celebración para multiplicar las posibilidades de interacción entre los usuarios, estrechar lazos y fomentar el networking entre todos los participantes.

La posibilidad de integrar una app en la campaña de comunicación del evento y su aplicación durante el propio evento, como experiencia positiva para el asistente, también refuerza el concepto, la historia, los mensajes y el look and feel que hemos creado, contribuyendo a la coherencia y consistencia entre todos los soportes (e-mailing, gráfica, escenografía, merchandising, etc.) e impulsando, en definitiva, la notoriedad de nuestra marca.

Por otro lado, no hemos de obviar cómo puede contribuir una app a generar el universalmente buscado engagement entre los asistentes, pues son múltiples las vías de interacción y de personalización de elementos, haciendo que cada participante pueda vivir el evento desde su propia experiencia y de forma totalmente personalizada.

En este sentido, el carácter interactivo y las posibilidades de interactuar con los asistentes nos darán la oportunidad de crear un “entorno” colaborativo entre todos/as, en el que compartir en tiempo real fotografías, vídeos, etc. En la “era del contenido compartido” podremos interactuar no solamente dentro de la app, sino también acceder, visualizar y compartir contenidos en redes sociales.

Daremos voz a los participantes del evento, creando un canal de comunicación bidireccional a través del cual la organización suministrará a los asistentes toda la información relativa al mismo, pero a través de la cual también podemos obtener su feedback en tiempo real y hacerle partícipe en dinámicas, foros, etc. La opinión del usuario siempre es oro y una forma, además, de hacerlo protagonista de nuestra historia.

Asimismo, una app también nos da la posibilidad de integrar toda la información útil para los asistentes a un evento en una misma plataforma: acceso a agendas y programas de actividades, mapas interactivos, galería de fotografías y vídeos, encuestas de satisfacción, opciones de gamificación, etc.

Y, por último, pero no menos importante, una app también es la herramienta idónea para el reporting, para obtener datos que nos suministren información útil, tanto cualitativa como cuantitativa, sobre nuestro evento y sobre la percepción que de él tienen los asistentes: sesiones más visitadas, actividades mejor valoradas, porcentaje de adopción de la herramienta, etc.

Sea como sea, en el diseño y planificación de eventos, de la misma forma que lo está haciendo el mundo del marketing y la comunicación, también apostamos por el “caballo ganador” a la hora de contar historias. Érase una vez un hombre a un smartphone pegado. A partir de ahí, pasen y vean…

Te recomendamos

TAPTAP

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir