Cristina Tarodo Responsable de Social Media de Spain Business School

Cómo humanizar las marcas con Storytelling

¿Sabías que los anuncios que apelan a las emociones consiguen quedarse en la memoria a largo plazo y conectan con el punto de decisión de compra de los consumidores? El poder de los sentimientos ha hecho que en los últimos años sean cada vez más las empresas que buscan conectar con sus usuarios a través de las emociones. ¿Pero cómo podemos conseguirlo? El Storytelling es una de las técnicas de marketing emocional más efectiva para lograr llegar a nuestros clientes.

¿Qué es el Storytelling?

El Storytelling es una técnica que consiste en contar historias que conecten emocionalmente con el usuario y que transmitan la esencia y los valores de la empresa o marca. ¿Con qué objetivo? Captar, crear y mantener a largo plazo una comunidad fiel y leal a la marca.

El Storytelling no es ninguna novedad. Desde las pinturas rupestres a las narraciones de historias entre culturas el ser humano siempre ha tenido la necesidad de contar historias y así es cómo estas narraciones han dado lugar a lo que hoy llamamos Storytelling. Como vemos, esta técnica ha existido siempre, solo que a lo largo de la historia ha ido evolucionando hasta nuestros tiempos en los que la forma de contar historias se ha tenido que adaptar al entorno online.

¿Por qué es importante humanizar nuestra marca?

En un contexto en el que al día recibimos miles de impactos publicitarios, el elemento emocional está comprobado que logra quedarse en la memoria y afecta en la toma de decisiones de compra. Pero tiene que quedar claro que, aunque el fin último de cualquier empresa es vender, el Storytelling no solo sirve para eso, sino que una de sus características más importantes es la oportunidad que nos brinda para transmitir los mensajes y valores que queramos que lleguen a nuestra audiencia sobre nosotros.

Si queremos llegar a los sentimientos de nuestros usuarios, el Storytelling es un método idóneo para ello puesto que el contar buenas historias ofrece las siguientes ventajas:

  • Genera confianza.
  • Las historias bien contadas destacan sobre el resto.
  • Son fáciles de recordar.
  • Crean y aumentan el engagement.
  • Dan lugar a una mayor difusión.
  • Ayudan a humanizar tu marca.

Cómo hacer un buen Storytelling

Ahora que ya estamos convencidos del poder de contar historias, vamos a resumir algunos consejos para hacer un buen Storytelling:

  • Crea una historia de marca única que busque conectar con las emociones de las personas que tienen que interesarse por lo que haces.
  • Adapta el lenguaje y formato a tu público y al canal que utilices para difundir tu historia.
  • No te olvides de introducir elementos indispensables del Storytelling como el factor sorpresa y el lado más humano de tu marca a través de experiencias.
  • Busca captar la atención desde el primer segundo. Desde el momento en que la historia comienza, tienes que intentar ser capaz de captar la atención del público.

¿Cómo podemos conseguirlo? Emma Coats, artista del storyboard de Pixar, señaló hace un tiempo las 22 reglas de narrativa que aprendió en su trabajo y que podemos aplicar para realizar un buen Storytelling. Algunas de ellas son:

  • Ten en mente qué es interesante para tu audiencia, no lo que es divertido como escritor. Pueden ser cosas muy diferentes.
  • Concentra. Combina personajes. Sáltate los desvíos.
  • Plasmar algo en papel te permite empezar a llevarlo a cabo.
  • Descarta la primera cosa que te venga a la cabeza. Y la segunda, la tercera, la cuarta, la quinta… Descarta lo obvio. Sorpréndete.
  • ¿Por qué debes contar ESTA historia? ¿Qué es lo que crees que alimenta esta historia? Eso será el corazón de la misma.
  • Si fueras tu personaje, en esa situación, ¿cómo te sentirías? La honestidad lleva a la credibilidad las situaciones increíbles.
  • Ejercicio: Coge los fragmentos principales de una historia que te desagrada. ¿Cómo los reordenarías para conseguir que te gustara?
  • Debes identificarte con las situaciones y personajes, no puedes escribir bien así como así.
  • ¿Cuál es la esencia de tu historia, la manera más parca de contarla? Si conoces eso, construye desde allí.

Contar historias buenas y que consigan llegar a nuestro público es un trabajo complicado que requiere conocer los gustos y necesidades de nuestros usuarios. Ten en cuenta a quién quieres dirigirte y busca la forma de llegar a sus emociones. Aunque sea un trabajo difícil, si logras contar una buena historia, conseguirás que tu marca destaque y que tus usuarios no te olviden.

Cristina Tarodo, responsable de Social Media de Spain Business School

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir