Como la bandera del Japón

Valiente,  muy valiente el estudio que Lear Stuff publicó hace unas semanas sobre el coste en productividad para la Economía Norteamericana que supone la distracción en el trabajo por culpa del Social Media.

Es valiente (y muy valiente), porque en estos momentos de Teletubbies y Flower Power2.0 que vivimos últimamente no es “políticamente correcto” decir que el Facebook de turno está costando a la economía de un país 652 mil millones de dólares.

Es valiente (y muy valiente), porque además creo que es necesario que entre todos reflexionemos sobre este tema, y la verdad es que no quiero imaginarme cómo sería este dato en España, no porque seamos mejores o peores, sino porque somos un país en crisis con entornos cercanos al 25% de paro.

Simplemente hagamos un ejercicio al estilo Lola Flores (que en paz descanse) cuando ante la deuda que tenía que pagar a Hacienda no se le ocurrió otra cosa que lanzar al aire aquello de “Si una peseta diera cada español..” y pensemos si todos, hasta aquellos gobernantes que juegan al “Tuitea o Revienta” en los ratos libres que tienen (sólo cuando se han cansado de buscar su Ipad), invirtiésemos ese tiempo en pensar en construir algo de negocio o ser más productivos…

¿Nos imaginamos?

Sería algo así como un Ciber-Braguetazo económico pero a lo bestia, con boda en laCatedral de la Almudena y todo!!!

Pero no, amigos, esa no es la realidad. Al igual que lo que está pasando últimamente en el mundo del marketing y los negocios me da que nos gustan más las bodas estilo Farruquito y preferimos el baile y la fiesta antes que la ceremonia en sí.

Y es cuando uno, que ya va cumpliendo años, todavía se acuerda cuando empezaba a estudiar esto del Marketing y nos hablaban de Kotler y las famosas 4 P´s, que luego fueron 5 y que según cómo se levantara este buen señor allá en Chicago incluso podían llegar a 6. Unos años después y con la enorme suerte de estudiar allí mismo en laUniversidad de Northwestern, me explicaban la evolución del modelo hacia algo que llamaban IMC (Integrated Marketing Communications), donde el cliente era el centro de todo y donde cualquier interacción con la marca (desde el proceso de venta hasta el de atención al cliente pasando por la propia experiencia de uso), debía ser medido para conseguir eso que se denomina Experiencia Total del Cliente.

Con independencia de los años, los cambios tecnológicos, y hasta las mismísimas Redes Sociales, lo que siempre te enseñaban “Los Buenos” era en la necesidad de construir tu valor añadido como marca, tu propuesta de negocio…tu valor diferencial.

Nadie de estos (de los buenos), te decía “Publicítate a tope que te vas a hartar a vender”. No amigos, lo primero que te decían era“Construye tu negocio alrededor de algo único, crea eso que se llama diferenciación…y chico, no eres el primero en llegar, prepárate a competir… porque toca remontada…”

Lo que antes era la Televisión, la Radio e incluso el Faxing ahora tienen un nuevo compañero de viaje, mucho más potente y bidireccional, el 2.0Pero por muy potente que sea, por muy accesible que lo queramos hacer y sobre todo, por muy afín que le parezcamos, lo que no puede hacer por nosotros es construir negocio de la nadaPodemos engañarle con falsas promesas, le podemos tener entretenido por unos meses, incluso le podemos sacar la sonrisa de vez en cuando…pero la realidad es que cuando llegue otro que realmente cubra sus necesidades nos va a dejar como la famosa escuela de La Tuna, tristes y solos.

Sólo conseguiremos clientes rentables si construimos negocio; sólo haremos un Marketing Efectivo si realmente tenemos algo bueno que vender entre las manos…y sólo ganaremos la confianza de los consumidores si cubrimos sus necesidades reales o les generamos algunas nuevas…

Si no, cuando el cliente se canse de nuestro discurso vacío, nos dejará. Cogerá y después de haberse divertido con nosotros y con nuestro presupuesto de marketing se irá con la competencia…y entonces a nosotros, profesionales de esto, nos llamarán al orden; nos pedirán explicaciones y cuando sólo nos podamos defender con datos vacíos sobre la cantidad de “amigos virtuales” que hemos hecho, nos pondrán el culo grande y rojo… vamos, como la bandera del Japón.

Valentín Hernández

www.guidance.es
@valen_hernandez
Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir