María Luisa Rivas Ruiz-Capillas Customer Experience Manager EUROFORUM

Cómo organizar un Family Day navideño inolvidable para potenciar el orgullo de pertenencia

Cada día que pasa somos más conscientes de la importancia que tiene hacer de la empresa una organización más humana, de construir relaciones no sólo con nuestros clientes sino también con nuestros propios empleados.

Organizar eventos corporativos internos como los llamados Family Days, donde los trabajadores disfrutan de una jornada lúdica con familiares y compañeros de trabajo, es una buena forma de fortalecer los lazos emocionales con nuestra empresa y, en especial, de potenciar el orgullo de pertenencia a la marca.

La Navidad además es una época propicia para agradecer a los empleados el trabajo dedicado a nuestra organización durante el año. Reconocer su mérito celebrando un Family Day navideño para ellos y sus seres queridos es una de las mejores maneras de corresponder ese esfuerzo realizado.

Los beneficios que obtenemos de este tipo de eventos son indiscutibles. Desde el punto de vista empresarial, nos permiten no solo robustecer los vínculos sociales y emocionales de los empleados con otros compañeros y la empresa -lo que mejora el ambiente laboral-, sino que también al disfrutarlo en familia repercute en la motivación, comunicación y productividad de los trabajadores en estas fechas del año. Nuestros empleados se desestresan, se olvidan de la rutina, al mismo tiempo que la imagen de la empresa y el orgullo corporativo se refuerzan. Todos, empresas y empleados, se benefician de este tipo de eventos cada vez más en alza en España.

Nuestro objetivo principal debe ser conseguir que los empleados disfruten de una jornada divertida y agradable con sus familiares y compañeros, a la vez que les motivamos y conseguimos un mayor sentido de pertenencia. Para ello debemos cuidar todos los detalles:

- Obtener toda la información necesaria: No sólo se debe conocer el número de personas que participará en el evento sino averiguar cómo son, cuáles son sus edades, gustos, preferencias… Todo es necesario para que el evento sea un éxito y se logre su cometido principal. Para este fin, es imprescindible que los departamentos de recursos humanos y marketing colaboren en perfecta armonía a la hora de solicitar y proporcionar este tipo de información.

- Seleccionar el día adecuado: Celebrarlo un fin de semana es la mejor de las opciones. Se debe optar por un día no laborable para que la afluencia de público sea la máxima posible.

- Elegir el espacio idóneo: Se puede celebrar en las instalaciones de la empresa, para que los familiares conozcan más de cerca el centro de trabajo, u optar por un espacio que pueda albergar a un gran número de personas. En este sentido son ideales fincas y espacios naturales, auditorios, salas polivalentes y amplias zonas exteriores donde puedan realizarse diferentes actividades lúdicas para todos.

- Contar con un catering de calidad es fundamental para que el evento sea un acierto: Durante todo el día no pueden faltar alimentos y bebidas para los participantes. Se puede optar por una oferta de restauración adhoc con montajes street food, espectáculos de show cooking de recetas navideñas o aprovechar para hacer una gymkana culinaria, un raid de tapas... todas son excelentes opciones.

- Planificar actividades para todas las edades: Organizar una jornada lúdica repleta de actividades divertidas en torno a la temática navideña es primordial. Por ello se debe proponer actividades grupales tanto para niños como para adultos. Esto es muy importante ya que ayudará a generar interrelaciones entre empleados, familiares y compañeros de trabajo.

- Realizar dinámicas adecuadas: Gymkanas teatralizadas, juego de “duendes”, Star Wars “navideño”, concursos de decoración de mini árboles, etc. son un gran acierto.

También se puede optar por actividades con componente de responsabilidad social corporativa (RSC) ya que resultan muy motivadoras para empleados y familiares como ofrecer apoyo solidario a ONGs a través de acciones como el montaje de juguetes y bicicletas, envoltorio de regalos…

 Los espacios outdoor son ideales para actividades digitales, como “la búsqueda de la casa de Papá Noel” a través de la resolución de pruebas mediante geolocalización; hacer carreras con raquetas de nieve o aprender a construir un igloo. Todas estas actividades pueden combinarse con espectáculos, como ilusionismo, experiencias de realidad virtual o actividades artísticas, como organizar un coro de góspel, donde familiares y trabajadores puedan interpretar al unísono canciones navideñas; realizar la entrega de regalos anticipados de los Reyes Magos para los más pequeños o teatralizar un Belén viviente en el que pueda participar toda la familia.

Un Family Day navideño, repleto de actividades y opciones bien gestionadas para todos los públicos asistentes será, en definitiva, un éxito para nuestra empresa, pero sobre todo un bonito recuerdo para los trabajadores y sus familias que generará un mayor orgullo de pertenencia y un aumento de los valores compartidos.

María Luisa Rivas Ruiz-Capillas, Customer Experience Manager EUROFORUM

Te recomendamos

FOA

Youtube

Recopilatorio

Mundial

Compartir