Cómo transformar un proyecto personal en un negocio exitoso gracias a Twitter

¿Pueden ser las redes sociales la única herramienta utilizada para promocionar un negocio? ¿Puede un simple pasatiempo transformarse en una fuente genuina de ingresos gracias a un uso inteligente de los social media? El caso de The Creme Brulee Cart, un carro de postres de la ciudad de San Francisco que se transformó en un auténtico éxito gracias a Twitter, es quizás el mejor ejemplo de cómo las social networks pueden resultar rentables y  ayudar a los emprendimientos a crecer. 
En 2009, Curtis Kimball decidió comenzar a dedicar parte de su tiempo a una de sus pasiones: cocinar deliciosos postres franceses que comercializaría en un carro móvil, que se ubicaría cada día en una esquina diferente de la ciudad de San Francisco. En los primeros tiempos, los clientes de su negocio eran amigos que conocían los productos de Kimball y eran fieles a sus sabrosas recetas. Pero apenas tres semanas después de comenzar su emprendimiento, el pastelero se encontró con un desconocido que estaba en la fila para probar uno de sus aclamados Creme Brulees. Automáticamente, Kimball le preguntó al inesperado cliente cómo se había percatado de su existencia, y él extraño le respondió “a través de un comentario en Twitter”. 
A partir de allí comenzó la carrera de Kimball al estrellato. Si bien el propio emprendedor admitió que “hasta ese momento no entendía bien para qué servía Twitter”,  decidió abrir  su propia cuenta, y comenzar a postear diariamente las ubicaciones en las que estaría ofreciendo sus productos. Además, agregó detalles sobre los sabores disponibles y dio a los usuarios la posibilidad de proponerle las recetas que querían probar. En pocos meses, logró agrupar a miles de seguidores que en su cuenta @cremebruleecart, que estaban ansiosos por saber dónde encontrarlo cada día. 
Hoy en día, la cuenta de Twitter de Kimball cuenta con casi 20 mil seguidores que esperan ansiosos sus actualizaciones para saber dónde estará su carro cada día. Lo que comenzó como una especie de hobby ya se transformó en la ocupación principal del emprendedor. Además, su caso se replicó de forma increíble a través de la red social, e importantes medios como el New York Times publicaron nota alabando la exitosa y original estrategia de Kimball. 
Para aquellos que se preguntan si es posible traducir en ganancias la presencia en las redes sociales, el caso de The Creme Brulee Cart es, sin dudas, una respuesta terminante. No sólo se puede, si no que es posible conseguir que una gran cantidad de consumidores estén pendientes de nuestros productos, y ayuden a mejorar nuestra visibilidad online a través de sus sugerencias y comentarios.  
Por: María Socorro Rosario, Managing Director Intuic Puerto Rico | The Social Media Agency

Intuic

http://www.intuic.com
Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir