Conexión de cerebros, experiencias en conjunto o co-creación

Si hay algún sector que pueda aplicar nuevas técnicas o tácticas empresariales de una forma rápida, ese es, sin lugar a dudas, el de Internet. El entorno en el que nos movemos nos permite la posibilidad de testar nuevos procedimientos que en un ámbito off serían mucho más difíciles de implementar.

Podemos decir por lo tanto que estamos en un negocio en el que la innovación tiene que ser constante, y sólo estar en permanente alerta es lo que nos permitirá diferenciarnos de la competencia en un contexto tan sumamente ágil y dinámico como éste. La innovación es el primero de los objetivos bajo el que se aglutina el concepto de co-creación: una conexión de cerebros, de experiencias colectivas entre miembros de las organizaciones o periféricos, cuyo fin es la creación o mejora de productos y/o servicios. Desde hace algún tiempo se habla mucho de este concepto: una variable que ofrece la base de información más interesante que se ha desarrollado en esta última época.


¿Pero, si ése es el primer elemento, qué otros conceptos acompañan al término innovación?


La participación: Permitiendo a los colectivos periféricos a la organización (consumidores, trabajadores, proveedores) que den su opinión, fundada y relevante durante el proceso de creación, enriqueciendo el de innovación con nuevas aportaciones frescas y diferentes. Es lo que denominamos Innovación Abierta.Y la permeabilidad: Aprovechando las oportunidades y facilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para absorber las necesidades de los clientes o usuarios.


Además de estas tres variables, la co-creación asegura la posibilidad de éxito de cualquier nuevo producto o servicio en el mercado. Si son los propios consumidores los que contribuyen a diseñarlos, ¿habrá muchas más posibilidades de que el producto tenga calado entre el público objetivo?. Yendo un poco más lejos, si permitimos que la marca escuche a sus consumidores, obtendremos además mayor engagement hacia nuestro producto o servicio y difusión boca-oreja, convirtiendo de verdad a nuestros propios clientes en prescriptores reales. Todo beneficio.

La teoría está clara. Así que, ¿a través de qué modos aplicamos la co- creación? ¿En qué fases del proyecto? En Redbility, y dentro del área de investigación, aplicamos las técnicas de co- creación en diferentes fases del proyecto. En la fase previa al inicio y durante el desarrollo del proceso con el objetivo de confirmar que el resultado es el esperado. En el desarrollo de negocios en internet se utilizan estrategias offline y online. Veamos algunas etapas:


1.-Dinámicas Grupales Creativas: Los participantes -consumidores habituales del producto- ayudan a definirlo, colaborando y aportando activamente ideas en el diseño concreto e incluso en su navegación. 2.-Workshop con el cliente: Es el turno ahora de la empresa que a través de equipos multidisciplinares trabaja directamente con nosotros aplicando al proyecto el input recogido en la primera sesión de consumidores. Este tipo de dinámicas son especialmente enriquecedoras porque definen cómo deben ser los productos, qué tipo de comunicación hay que plantear y qué experiencia de uso deber aportar para satisfacer las necesidades de los clientes o consumidores potenciales.


Proyectos como la redefinición de eInforma o el nuevo sitio transaccional de Nautalia son algunos de los últimos proyectos en los que Redbility ha aplicado esta metodología. Ambos de especial éxito tras su puesta en funcionamiento.


Plataformas de Crowdsourcing para canalizar la innovación en las organizaciones. Son redes sociales especializadas en generar ideas, dentro de un colectivo, para la mejora de productos o servicios. Son muy utilizadas (Redbility cuenta con rednova.redbility.com) en mercados como el estadounidense, en el que empresas como Dell confían gran parte de su evolución e innovación en hardware, a este tipo de herramientas desde hace años. Además, su naturaleza permite que su aplicación sea viable en procesos estables de Innovación en las organizaciones y concentran la participación de un número ilimitado de personas dispersas geográficamente.


Cada vez hay más posibilidades de Innovar en el mundo online y sobre todo de testar previamente los esfuerzos que vamos a aplicar. Lo que me pregunto ahora es ¿conociendo estas técnicas, por qué hay un número muy elevado de empresas que no las aplican dentro de sus procesos de innovación? ¿Seguiremos entonces aceptando la falta de responsabilidad empresarial? Para mi la respuesta está clara


Por: Daniel González Vilalta. Founding Partner. Analisys&Research Director | www.redbility.com

Daniel Gonzalez Vilalta. Redbility

http://www.redbility.com
Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir