líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Raúl Pardo Sánchez Director nacional de la delegación audiovisual de Temps

Covid-19, "burbujas para la TV"

burbujasEl Covid ha supuesto un antes y un después en casi todos los sectores. Muchos todavía tienen que seguir adaptándose a las restricciones y limitaciones actuales para avanzar, crecer y seguir hacia adelante. Un ejemplo de ello es la industria audiovisual, que hoy día, más que nunca, se enfrenta a importantes retos de futuro para seguir manteniendo todo su potencial.

Este sector se enfrentó, durante los meses que duró el confinamiento, a un parón radical en todas las grabaciones en activo y en las pendientes de activar. Algunos rodajes de ficción se tuvieron que anular definitivamente, sobre todo los internacionales, y otros tuvieron que adaptar sus localizaciones.

La televisión siguió en emisión, pero con ausencia de público en todos los programas en directo, lo que supuso un gran problema para la industria.

Aunque pueda parecer extraño, la televisión se quedó casi sin contenido nuevo puesto que se dejó de grabar, y algunas cadenas optaron por aumentar su volumen de emisión en directo y otras por repetir programas ya emitidos. Las grandes plataformas de contenido se pusieron más de moda que nunca y aumentaron sus suscripciones gracias a la ficción, como es el ejemplo de AtresPlayer, Disney+ o Netflix, entre otras.

Pero en seguida se consumió todo el contenido más reciente y estas plataformas se quedaron sin recursos. De hecho, los datos registrados indican que el mes de marzo y abril se batió el récord de consumo de material audiovisual en la historia de la televisión en España. Por lo que muchas plataformas decidieron empezar a emitir series, aunque solo pudieran sacar 1 o 2 capítulos, y retomar la grabación cuando fuera posible, como fue el caso de la serie La Veneno para AtresPlayer.

Pero este parón en el sector audiovisual apenas duró 2 meses, y a mediados de mayo ya se estaban retomando las grabaciones tanto en televisión como en ficción. Resultó fundamental saber adaptarse y reinventarse en todo momento. En este sentido, uno de los hitos más importantes se dio en el mes de mayo, cuando desde Temps Audiovisual, división especializada en el casting y contratación de actores, figuración y artistas en general y la gestión de público para programas de TV, se convocó el primer público virtual para participar en un programa. Se trataba del espacio Tipical Spanish, programa de TVE 1 que se grabó antes del confinamiento con público presencial y que finalizó la temporada en mayo con la novedad del público virtual desde casa. Lo mismo pasó con Operación Triunfo para sus últimas galas en directo, resultando, por tanto, un formato de gran éxito, y demostrando que eran posibles nuevas fórmulas y soluciones que suponían un antes y un después en la TV.

Un ejemplo pionero de esa vuelta a la normalidad fue la serie Acacias 38, que fue una de las primeras en implantar ya en el mes de mayo las fuertes medidas de seguridad e higiene que se tienen hoy día en todas las producciones de series y películas: geles, distancia de seguridad, mascarillas, burbujas, etc.

Otra de las fórmulas implantadas desde el confinamiento para este tipo de grabaciones y sobre todo para los spots publicitarios, fueron los castings vía selft tape, técnica por la que los actores se graban a sí mismos desde sus casas haciendo de cámara, director, maquillador, y que sigue utilizándose gracias a las facilidades que este método ofrece. Quizá sea una realidad que se mantenga en el futuro, ya que es rápida, cómoda y se abaratan costes considerables.

En el momento en que se permitió abrir los espectáculos al público, donde, en concreto en Madrid, se delimitó el aforo al 75% o incluso al 50%, se comenzó a incorporar la presencia de público en los platós de televisión. Fue Pasapalabra el primer programa que incorporó público presencial después de  haber iniciado su nueva  andadura en Antena 3 con un plató de gradas vacías. Era uno de los que más deseaba poder tener a su público para sentir ese calor especial que retrasmiten.

En algunos platós volvió a ser habitual la presencia de público, pero siempre con un fuerte protocolo de seguridad e higiene en los diferentes momentos del proceso: traslados, accesos y estancia en plató. Destaca la realización de tests, uso de mascarillas, gel, distancia de seguridad, la entrega de equipamiento en bolsas individuales y la ausencia total de cualquier tipo de folletos en papel e implantándose más si cabe las nuevas tecnologías digitales, con el fin de limitar los riesgos.

Pero, sin duda, si hay una innovadora fórmula que ha garantizado el menor número de contagios ha sido la creación de grupos “burbuja” en los platós de televisión, con la que se consigue un público más o menos fijo y fiel. La idea es intentar mantener siempre a las mismas personas en prácticamente todos los programas, evitando muchos movimientos de personal. Algo que se ha trasladado a otros sectores como el educativo, y que se da en escuelas y universidades.

Se trata de un público formado por personas convivientes en diversos grupos, inclusive grupos de hasta 7 y 8 personas residentes en escuelas mayores de estudiantes, y que a su vez, forman un grupo más grande de gente que se relaciona entre sí y que acuden juntos a las grabaciones.

En definitiva, fórmulas que ponen de manifiesto cómo el sector audiovisual ha sabido reinventarse y sobre todo adaptarse a todos los niveles. Y tendrá que seguir haciéndolo, ya que solo así se logrará avanzar en un escenario todavía incierto.

Raúl Pardo Sánchez, director nacional de la delegación audiovisual de Temps

¿Entramos en una nueva audio era de eventos sectoriales?AnteriorSigueinteEl marketing, la puerta de entrada más fácil hacia la digitalización

Noticias recomendadas