líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Vanessa Ruiz Coordinadora académica del Grado de Diseño Digital de U-tad

Creativo, emocional y multidisciplinar, así es el nuevo experto en diseño digital

creatividadHace muchos años ya que vivimos en la era de la imagen. Los medios audiovisuales han impuesto su esencia a una sociedad que, cada vez más, necesita ver, ser testigo de las cosas que ocurren, disfrutar de la belleza de lo que no tiene cerca, vivir experiencias sin salir de casa. Y esto se ha multiplicado por mil con la eclosión del universo digital. El usuario ha dejado de ser un espectador pasivo, y ahora, gracias a Internet puede tomar la iniciativa y buscar aquello que quiere saber o le interesa ver. Esto ha abierto un campo de crecimiento increíble al diseño digital, el que está concebido principalmente para ser consumido en la red.

Estamos viviendo una revolución total en la digitalización y consumo de contenidos. El usuario demanda cada vez más contenido audiovisual, más interactivo, con servicio bajo demanda y con una excelente experiencia de usuario. Por eso, el diseño digital está evolucionando hacia lo artístico, buscando diferenciarse y posicionarse en el universo creciente de contenidos web y prestando cada vez más atención a la faceta emocional, sin olvidar la parte técnica.

Y todo esto se ha acelerado aún más este año, a causa de unas circunstancias de confinamiento que han impulsado a la ciudadanía hacia Internet como nunca antes, para comprar, para consumir ocio, para comunicarse… Hay tantas opciones, tantas alternativas en el universo digital, que buscar la diferenciación, conectar emocionalmente con el ciudadano y ofrecer la mejor experiencia de usuario (UX) son la única manera de lograr destacar y visibilizarse frente a la competencia.

«Así se ha puesto de manifiesto en la primera reunión del Comité Industrial de Diseño Digital de U-tad, constituido por reconocidos expertos de compañías de primer nivel nacional e internacional como NTT Disruption, RTVE, Espadaysantacruz, Grupo SM, Globant, Hanzo, Zama Comunicación, SmartProtection o Dgrees, entre otras, creado por la vocación de este centro universitario de estar en contacto permanente con la industria para poder adaptar sus planes de estudio a las necesidades reales de las empresas y poder ofrecer a sus alumnos la máxima empleabilidad».

Estos expertos han compartido las claves de lo que la industria está pidiendo a los nuevos profesionales del diseño digital, y una de ellas es la creatividad. Saber manejar las herramientas de referencia es importante, y de hecho, muchas vacantes de empleo solicitan en sus requisitos el manejo de determinados programas a la hora de seleccionar a los candidatos. Pero en un futuro muchas de estas tareas mecánicas las realizarán las máquinas, por lo que lo realmente valioso es contar con perfiles con creatividad y con conocimiento de las disciplinas humanísticas, en ese camino hacia el diseño emocional.

Ahora bien, esa sensibilidad creativa debe ir acompañada de un profuso manejo de los lenguajes de programación; de flexibilidad para poder adaptarse con agilidad a un contexto cambiante como el actual; de capacidad de trabajo en equipo, pues en sus proyectos los diseñadores deberán coordinarse con ingenieros de software, matemáticos y profesionales de otras disciplinas.

Por supuesto, el experto en diseño digital debe controlar a la perfección la UX para todo tipo de dispositivos: móvil, tablet, PC, y también las gafas de realidad virtual, que más pronto que tarde empezarán a introducirse en nuestros hogares como un elemento más de ocio digital. Además, debe manejarse bien en la parte artística y publicitaria, saber crear identidades de marca y tener un cuidado porfolio. Y como cualquier buen profesional, ha de tener autonomía, proactividad y compromiso, para llegar más allá de la creación a través de la técnica.

Una de las tendencias que han empezado a detectarse en esta industria es la introducción de metodologías de trabajo colaborativo, algo que ya se venía practicando en el mercado anglosajón, pero no tanto en España. Son los profesionales más jóvenes quienes están implantando esta nueva forma de trabajar, creando comunidades en las que poder colaborar con otros diseñadores, aprender unos de otros y compartir experiencias.

Y sin duda, el diseñador digital del futuro deberá tener un perfil multidisciplinar. Aquí no basta con ser muy bueno en algo en concreto: tendrá que saber de diseño gráfico, de dirección de arte, motion graphics, edición de vídeo, diseño UX/UI, arte digital, maquetación front-end

Es un reto, pero con un gran campo de desarrollo profesional. Porque la digitalización va a ir a más, y todo, absolutamente todo lo que veamos en nuestros dispositivos electrónicos tendrá primero que despertar nuestro interés, y luego ir más allá, provocando emociones y sensaciones que nos acerquen a los productos y a las marcas. Sin duda, el diseño digital se ha convertido hoy más que nunca en un factor decisivo en el éxito de la nueva economía.

Vanessa Ruiz, coordinadora académica del Grado de Diseño Digital de U-tad

DNA3: equilibrando la balanza entre creatividad y tecnologíaAnteriorSigueinteConsumidores que quieren desconectar (y por qué las marcas deberían respetarlo)

Noticias recomendadas