Pepe Varela Periodista y community manager

Dividir tarifas… o pagar lo que a cada uno le toque

Hace algo más de un año, Brian Chesky, CEO de Airbnb, preguntó a los usuarios de su compañía, a través de su cuenta de Twitter, que servicios les gustaría que estuvieran incluidos en la plataforma… y que aún no lo estaban. Un alto número de respuestas apuntaban hacia la misma petición: que un alojamiento pudiera ser pagado, según le toque a cada cual, por las personas que lo fueran a ocupar. Dicho y hecho, la función ya estaba disponible para las pasadas navidades. Otras compañías, como Uber, ya ofrecen la posibilidad de dividir tarifa y, según los datos de esta empresa, esta opción es utilizada por cientos de viajeros cada mes. Abel Puentes Luberta, es fundador y CEO de MyChoice2Pay, un startup que, además de ofrecer diversas pasarelas de pago integradas en una sola plataforma, ha creado una nueva pasarela que permite el uso del pago dividido como modo de abonar servicios, compras y suscripciones.

Divvy, un modo de pago para la economía colaborativa

Para Abel Puentes: “Divvy no es más que el resultado de intentar adaptarnos a los comportamientos de compra del cliente en el auge de la economía colaborativa. Actualmente se comparte todo con amigos, familiares, compañeros de trabajo. Con ellos compartimos casa, coche, eventos, entretenimiento… pero, a la hora de pagar, y hasta ahora, una sola persona tenía que asumir todo el proceso. Ahora eso se ha acabado. Divvy permite que todas las personas involucradas en una compra paguen su parte y que nadie tenga que asumir todo el coste.”

Pagar entre varios una cuenta de Netflix

Imaginemos que un grupo de amigos, amantes de las series, quisieran compartir una cuenta en una plataforma streaming de entretenimiento que tuviera a Divvy como opción de pago. Adrián Miranda, experto en experiencia de usuario explica que “si la suscripción para este canal se pudiera dividir entre varias personas, quien suscribiera la cuenta podría evitarse varias situaciones embarazosas. Por ejemplo, tener que ir, cada mes, recolectando el dinero entre sus amigos”. Otro ejemplo sería el de tener que afrontar, una sola persona, la elevada cantidad de dinero que supondría alquilar un servicio como un yate o un chalet de veraneo. Miranda explica cuáles serían, en una situación así, las ventajas de utilizar Divvy como medio de pago “puede darse el hecho de que el usuario no tenga la totalidad del dinero y que por tanto no realice la compra. Con Divvy el usuario podrá dividir la cuenta entre las personas involucradas y que cada cual pague su parte. Esto no sólo beneficia al usuario, sino también al comercio, puesto que, de esta manera, no pierde la venta. Por tanto, mejora sus tasas de conversión y evita el abandono en el carrito de compra”

Adaptarse a las formas de pago del cliente

Así es como el pago dividido ha acabado con las malas caras y los sonrojos, entre amigos y familiares, a la hora de pagar lo que cada uno ha consumido. ¡Bienvenidos a la economía colaborativa! Y es que, siguiendo el ejemplo propuesto por Brian Chesky, fundador y CEO de Airbnb, si en Estados Unidos existen aproximadamente unos 80 millones de taladros domésticos, cada uno de los cuales tiene un uso medio de unos 13 minutos a lo largo de su vida útil ¿realmente necesitan 80 millones de norteamericanos tener un taladro en propiedad? ¿no resultaría económicamente más rentable comprar uno entre varios vecinos, amigos o familiares y pagarlo a partes iguales o según el uso que, cada cual, vaya a darle al instrumento? La economía colaborativa, e instrumentos de pago dividido como Divvy, representan a nuevo y disruptivo modelo económico que amenaza con un cambio de era, igual que en su día lo hicieron las redes sociales, y que tiene como denominador común la compartición entre iguales de bienes infrautilizados o la prestación de servicios de pequeño valor económico, apoyándose para ello en Internet y las nuevas tecnologías…. Y dividiendo el pago de su adquisición o disfrute.

Pepe Varela, periodista y community manager

Te recomendamos

Neuromedia

IAS

TechMKT

A3media

Compartir