Marc Ginjaume Country manager de España y LATAM de zeotap

El 5G ayuda a mejorar la conectividad durante el confinamiento y a impulsar el negocio online

Mucho se ha hablado ya de la enorme aceleración de la transformación digital que estamos experimentando en estas semanas de confinamiento. El consumo de internet y la conectividad móvil se han disparado. En España ha crecido el tráfico por encima del 40%, y en el consumo móvil han subido un 50% las llamadas de voz. Estos datos vistos por sí solos se podrían quedar en eso; cifras importantes, pero aisladas. La pregunta que hay que hacerse es sobre el contexto. Me explicaré. Si se han producido estos increíbles ascensos de tráfico y de llamadas de voz es en buena parte es gracias al 5G. Una tecnología que ha permitido duplicar la capacidad del tráfico en internet. Un trabajo que, por cierto, lleva varios meses ejecutándose en nuestro país y del que cada vez más empresas volcadas en el ecommerce se están beneficiando.

Sin embargo, el 5G no ha hecho más que empezar. Ha empezado a dar sus primeros resultados visibles: mayor flujo de tráfico. Pero miremos hacia el futuro con una visión global. Pensemos qué puede conseguir. Por un lado, cuando se implante en todo el mundo, ofrecerá una velocidad entre 10 y 20 veces mayor que el 4G. Esta circunstancia permitirá que se potencie la conectividad 24x7 a través de múltiples dispositivos, tanto de los actuales; smartphones, altavoces inteligentes, consolas para los videojuegos y todo tipo de gadgets, como los futuros. Por otro, además, posibilitará que las marcas sean capaces de mejorar la experiencia de usuario de sus clientes y les abrirá nuevas oportunidades de negocio.

He lanzado unas pinceladas, a grosso modo, de lo que nos deparará el 5G. Pero quería ahondar en las tendencias que hará realidad. Las he resumido en cinco. La primera es que la tecnología y las telecomunicaciones unidas permitirán un crecimiento del negocio digital. De hecho, ya estamos viendo sus primeros efectos con el enorme crecimiento de las compras online, un 73,7% en la segunda semana de confinamiento, según apunta un estudio de Nielsen. Y se espera además que el vuelco al ecommerce perdure en la etapa post-coronavirus. Pero la capacidad será aún mayor en los próximos años.

Relacionado con este binomio tecnología-telecomunicaciones, vemos cómo poco a poco cada vez están tomando más peso las tecnologías que incorporan IA (Inteligencia Artificial). ¿Y esto por qué es importante y qué relación guarda con el 5G? La respuestas es sencilla, puesto que la tecnología de quinta generación es capital para que funcione correctamente ese gran flujo de datos y se les pueda sacar el mayor partido posible. Todo esto, unido al incremento de la velocidad, supondrá a una oportunidad para mejorar la experiencia de usuario online así como la personalización como nunca antes se había visto. Por todo ello pienso que sería más que razonable que en los próximos años viéramos más uniones y proyectos conjuntos entre las grandes compañías tecnológicas, que dominan la IA, y las empresas de telecomunicaciones, grandes conocedoras del 5G, con los que se atenderá mejor a las necesidades de las marcas y de los usuarios.

La siguiente tendencia que se atisba en el horizonte del 5G es el desarrollo de la tecnología de onda milimétrica que permitirá mejorar la experiencia de usuario. Es cierto que los smartphones nos llevan acompañando desde hace bastante tiempo. Y que hoy cualquier tarea es posible realizarla desde nuestro dispositivo o app. Sin embargo, para mejorar y garantizar una buena experiencia de usuario con servicios como vídeo-llamadas o visionado de películas on line, que se están haciendo más que nunca en estas semanas, es necesaria una red que sea de confianza y rápida. Por eso, para que funcionen adecuadamente las aplicaciones del mañana, que necesitarán mucho más ancho de banda que hoy, es necesaria una tecnología milimétricamente precisa que sea capaz de dar la respuesta técnica adecuada. Y esto, precisamente esto, es exactamente lo que traerá consigo el 5G.

Un tercer fenómeno que viviremos es lo que se conoce como el internet tangible. ¿Qué significa esto? Que el móvil será el dispositivo más utilizado para la innovación. Algo que ya se ha visto con la revolución de los smartphones y las apps, y que ha ayudado a la aparición de nuevas formas de recopilar y usar los datos por las compañías tecnológicas. Circunstancia que con el aumento del ancho de banda -actualmente hay 9.000 millones de conexiones a nivel mundial, según datos de Global Digital 2019- hará aún más necesario contar con tecnología de gestión de datos.

El cuarto punto que traerá el 5G está relacionado con los chatbots. Esos robots informáticos que mantienen conversaciones con clientes a través de audio o texto y que frecuentemente están diseñados para simular de manera convincente el comportamiento humano. Hoy de hecho ya estamos viendo un atisbo de lo que será el futuro, puesto que estamos experimentando que se trata de una herramienta muy valiosa en las empresas durante el confinamiento para mejorar el servicio de atención al cliente.

Por último, quiero destacar que el 5G ayudará a construir ciudades inteligentes. Según IDC, la previsión de gasto mundial en iniciativas para diseñar este tipo de urbes para 2019 era de 95.800 millones de dólares. La cifra representa un incremento del 17,7% con respecto al año anterior. De todo el desembolso, la región Asia-Pacífico acapararía el 40%.

¿Y cómo serán esas ciudades? En ellas sus habitantes disfrutarán de las grandes ventajas de la nueva era de las conexiones de redes que contará con un número cada vez mayor de sensores. El 5G, de manera particular, potenciará la mejora en la administración de los servicios públicos como el suministro de agua o la gestión de residuos, así como la monitorización del tráfico o la tan deseada asistencia sanitaria.

Todas estas tendencias que he señalado ponen de manifiesto que la tecnología de quinta generación permitirá soportar no sólo aumentos de tráfico online sin precedentes, como el que estamos experimentando con la crisis mundial del coronavirus, sino también una conectividad de los servicios en tiempo real y la aplicación de una IA mejorada en todo este proceso, lo que dará lugar a conglomerados de datos mayores. Y estos, deberán ser manejados adecuadamente para mejorar la experiencia usuario. Hecho que será beneficioso tanto para ellos como para el creciente número de marcas volcadas en el entorno digital.

Marc Ginjaume, country manager de España y LATAM de zeotap

Te recomendamos

EVO Banco

LIVE MD SUMMER

A3Media

Podcast

Compartir