Lorena Sanabrias Coordinadora de eventos

El conocimiento es poder: Un futuro incierto pero a la vez excitante

Desde el punto de vista de un verdadero millennial, puedo afirmar que la realidad laboral que se nos presenta a mí y a toda mi generación es, como mínimo, bastante incierta. La sociedad está sumida en un brutal cambio en muchos aspectos en el que, nadie que esté a la orden del día, puede negar que la tecnología es la que orquesta esta revolución. Se avecina un futuro estimulante y a la vez enardecedor, digno de cualquier película de ciencia ficción en el que hasta el más mínimo objeto será una fuente de conocimiento propio.

Los cambios que se avecinan son excitantes, en especial desde el punto de vista de los anunciantes que, cada vez más, aprovechan todas las posibilidades que las nuevas tecnologías y la innovación les brindan para conectar con su público. Y es que, ¿a quién no le gusta que su marca favorita sepa en todo momento tus gustos y aspiraciones? Queremos que las marcas se adapten a nosotros y que evolucionen al mismo ritmo en el que lo hacen nuestros gustos y sentimientos. Queremos sensaciones, experiencias, novedades y empatía, pero lo queremos ya; por esto, la inmediatez y la comodidad son los pilares más valorados por los consumidores en el siglo XXI, a la vez, el conocimiento se convierte en el eje principal de toda estrategia digital en cualquier compañía.

Al mismo tiempo que la revolución digital se hace imparable, los jóvenes tenemos que adaptarnos y empaparnos de todo el conocimiento que podamos a un ritmo igual de vertiginoso, tanto que da miedo. La necesidad de aspirar conocimiento y mantenerse en constante reciclaje profesional nunca ha sido tan evidente. Creo que muchos estarán de acuerdo conmigo en que cualquiera que no se sumerja en un estado constante de formación, está destinado a quedarse obsoleto; y esto motiva lo bastante como para tomar la decisión de crecer en el ámbito profesional y aprender lo máximo posible mientras se pueda. Saber dónde formarte y con qué profesionales, es vital para iniciar una nueva aventura y decidir de forma más directa qué camino tomar en un futuro inmediato.

Una de las escuelas punteras especializada en impartir todo tipo de formación y másteres profesionales para conseguir crear auténticos tiburones es, sin duda, The Valley Digital Business School. Ofrece un sin fin de posibilidades pensadas para diversos perfiles del mundo digital y sacar el máximo potencial de cada uno. Hace dos semanas comencé a cursar el máster Executive Program in Digital Marketing para adentrarme de lleno y especializarme en el marketing digital como nunca antes había hecho.

Convertirme en un as del marketing digital ha sido motivación suficiente para animarme a inscribirme en este máster sin antes pensármelo dos veces, porque en todos los sentidos, pienso que es un programa que no deja nada a la intemperie, es completo de principio a fin: Módulos especializados y concretos, profesorado extraordinario con los mejores profesionales en activo del sector, workshops para poner en práctica el aprendizaje desde el minuto uno… Se sale de los estándares precisamente por no seguir las pautas y requisitos que llevan a cabo la mayoría de las plataformas de formación de nuestro país. Todo esto y mucho más, hacen que The Valley sea una inmejorable opción. Se aprende practicando y, esto es la esencia de cada programa, en mi opinión, la clave que lo hace único y diferente porque la excelencia es lo más importante.

Te recomendamos

Outbrain

MKD

A3media

T2O

Compartir